La "resaca emocional" existe, y es peor que la del alcohol

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
La resaca emocional es peor que la del alcohol

En plena época de excesos navideños, la revista Nature acaba de hacer público un estudio que no solamente afirma que la "resaca emocional" es una realidad, sino que además asegura que la resaca de los sentimientos es mucho peor que la resaca del alcohol.

Un equipo de la Universidad de Nueva York decidió poner a prueba a un grupo de personas bajo una sencilla promesa: descubrir si las emociones son capaces de alterar la forma en que nuestro cerebro registra los recuerdos.

Los resultados de la prueba revelaron que el concepto de resaca emocional no está tan alejado de la realidad, y un recuerdo puede quedar mucho mejor registrado en la mente si está precedido de una emoción. Las emociones no solamente ocupan un lugar especial en nuestro cerebro, sino que además producen un efecto "resaca" que altera la forma en que se guardan los recuerdos en nuestra mente.

Desarrollan un alcohol sintético que no produce resaca

El estudio, encabezado por Lila Davachi -profesora del Departamento de Psicología-, puso a prueba a un grupo de participantes que se sometió a una sesión de visionado de imágenes con alto contenido emocional. Alguno minutos después, los participantes fueron divididos en dos grupos: el primer grupo siguió viendo imágenes que carecían por completo de contenido emocional, mientras que el segundo fue sometido a las mismas imágenes precedidas primero por fragmentos que sí tenían contenido emocional.

Pasadas seis horas después de las sesiones, el grupo completo fue sometido a una prueba de memoria. Los participantes tuvieron que responder a preguntas relacionadas con las imágenes que habían visto, y los resultados demostraron que el grupo que había visualizado antes imágenes con contenido emocional tenía un mejor recuerdo de las imágenes neutrales.

Insertan recuerdos falsos en la mente de las personas

Los sujetos también estuvieron monitorizados a través de diferentes registros, y la actividad cerebral de los participantes reveló que el cerebro del grupo que recibía imágenes con contenido emocional era mucho más sensible a las experiencias, y su actividad influía en la forma en la que los sujetos memorizaban esas experiencias.

El estudio, disponible al completo en este enlace de Nature.com, resume sus conclusiones afirmando que las emociones alteran la forma en que nuestro cerebro recoge y codifica nuevas experiencias.

En resumen, se podría decir que las emociones también generan resaca. La mala noticia es que es una resaca mucho peor que la del alcohol, porque en lugar de generar dolor de cabeza puede llegar a alterar por completo la forma en que percibimos experiencias futuras.

Un helado coreano dice ser el mejor remedio para la resaca