Skip to main content

Se revela el misterio de los cuerpos quemados de Stonehenge

stonehenge

03/08/2018 - 06:00

Aunque hay lugares misteriosos en la Tierra, los secretos de algunos de ellos han ido cayendo poco a poco. Sin embargo, Stonehenge sigue siendo todo un quebradero de cabeza para quien intenta explicar cómo llegaron hasta ahí piedras de más de dos toneladas de peso. Eso sí, uno de los misterios de Stonehenge ya habría sido resuelto.

Hay varias teorías que rodean Stonehenge, pero la más extendida es que son construcciones de los extraterrestres o de los intraterrestres. Evidentemente, se trata de teorías locas, de la conspiración, para intentar ganar notoriedad explicando un hecho que despierta interés.

Y no, aún no sabemos cómo levantaron las enormes rocas para construir Stonehenge, pero sí se ha descubierto que, quienes lo hicieron, no eran de la zona. Ni remotamente, pero sí se sabía que, al menos, 58 personas participaron en la construcción del ''monumento'', o lo que sea Stonehenge.

Estos son los lugares más extraños descubiertos por Google

Entre los años 1919 y 1926 se realizaron una serie de excavaciones en las que se encontraron 58 cuerpos, pertenecientes a hombres y mujeres, que habían sido quemados antes de ser enterrados. La cremación alcanzó temperaturas de 1.000 grados, por lo que el ADN quedó destruido y la procedencia de esas personas era un misterio tan grande como la propia construcción de Stonehenge. Hasta ahora, claro.

Y es que, en 2008 se produjo una nueva excavación de la que se extrajeron diferentes huesos pertenecientes a la parte posteroinferior de la cabeza. Con técnicas actuales, un análisis con radiocarbono, se ha conseguido averiguar que los ''dueños'' de esos fragmentos se remontan al 3.180 antes de Cristo, algo extraño teniendo en cuenta que el círculo de piedra data del 2.500 antes de Cristo (aunque las primeras piedras datan del 3.100 a.C.).

El misterio aumenta al descubrirse que no todos los cuerpos enterrados en Stonehenge pertenecían a habitantes asentados cerca del lugar. Con la prueba de los isótopos de estroncio, que permite encontrar restos de plantas y madera en elementos óseos (algo más complicado en las cenizas) se ha descubierto que 10 de las personas venían desde bastante lejos, unos 200 kilómetros desde el oeste, concretamente.

¿Cómo saben de dónde venían? Gracias a la prueba del isótopo, los investigadores de la Universidad Libre de Bruselas saben que la madera con la que fueron incinerados era de Gales, lo que apunta a que el crematorio se produjo allí y, posteriormente, se trasladaron los restos a Stonehenge.

Es decir, ya se sabe de dónde procedían los cuerpos quemados de Stonehenge, pero aún no se sabe por qué se construyó, ni por quienes, Stonehenge. Simplemente, que haya cuerpos de distintas zonas enterrados en la zona, evidencia (para los investigadores) que se utilizaba como una zona de contacto entre diferentes tribus en el Neolítico y que fue utilizado durante miles de años como punto de encuentro con diferentes fines.

Ver ahora: