Skip to main content

Al carismático robot Pepper le ha salido un nuevo trabajo: será camarero en un bar de Tokio

Robot Pepper camarero
user

13/12/2019 - 13:30

Los robots cada vez son responsables de tareas más singulares y diversas a lo largo y ancho del planeta: se encargan del reparto de paquetería, cortan el césped y recolectan hortalizas, cocinan como auténticos chefs, vigilan las carreteras, realizan operaciones quirúrgicas remotas y hasta ofician ceremonias religiosas. Pero un establecimiento en Shibuya, Tokio, desplegará una legión de robots destinados a servir cafés o gofres y entretener a los clientes.

No serán automátas desconocidos, sino los populares robots humanoides Pepper de SoftBank, que trabajarán codo con codo junto a los humanos en el café asiático, que ha sido bautizado como Pepper Parlour. Se trata de todo un hito para SoftBank, ya que será su primer establecimiento de alimentos y bebidas con la inestimable ayuda de los autómatas.

El objetivo es crear un espacio donde las personas puedan experimentar fácilmente la coexistencia de personas y robots y disfrutar de la evolución de las máquinas y el futuro de vivir con ellas. Queremos hacer robots no solo por conveniencia y eficiencia, sino también para ampliar las posibilidades de las personas y traer felicidad”, declaraban desde SoftBank.

Desarrollado por SoftBank Robotics, Pepper es un robot humanoide emocionalmente inteligente que puede funcionar en entornos no estructurados como una casa, un restaurante, una cafetería o tiendas. No obstante, no serán los únicos en formar parte del café nipón, ya que los robots Nao proporcionarán el entretenimiento a horas específicas deslizándose suavemente y girando alrededor de un escenario. Mientras, los robots Whiz estarán literalmente ‘zumbando’ alrededor para limpiar el café.

Cabe destacar que no es la primera vez que Pepper trabaja junto a humanos, ya que el autómata ya realiza una amplia variedad de funciones en algunos aeropuertos, universidades, bancos y supermercados.

Este artículo fue publicado en TICbeat por Andrea Núñez-Torrón Stock.