Skip to main content

El sarcófago de Tutankamón sale por primera vez de su tumba en 3.300 años

sarcofago de Tutankamón
-

Ministry of Antiquities

18/08/2019 - 08:15

La historia de Egipto nos fascina por su cultura, su belleza artística, la majestuosidad de las pirámides, o el culto a los muertos. Pero lo más impactante es que es realmente antigua. Cuando Julio César contemplaba las pirámides, habían pasado más años desde su construcción hasta los romanos, que desde los romanos hasta nosotros. Por eso nos asombra que el sarcófago externo del faraón niño Tutankamón haya salido por primera vez de su tumba en más de 3.300 años.

El faraón Tutankamón falleció a una edad muy temprana, alrededor de los 18 o 20 años. Fue enterrado en el Valle de los Reyes, en Egipto, en el año 1.327 antes de Cristo. Permaneció oculto durante más de 3.300 años, esquivando a los saqueadores, hasta que en 1922 el arqueólogo británico Howard Carter descubrió su tumba, que recibió el nombre de KV62.

Fue un acontemiento mundial porque se trata de la única tumba de un faraón que no había sido profanada, con todas sus riquezas intactas. Cientos de objetos cotidianos y artísticos, de incalculable valor. La Cámara de Entierro de Tutankamón mide 6 x 4 metros, y en su interior había tres sarcófagos, uno dentro de otro. El sacórfago interno, donde estaba la momia de Tutankamón con su famosa máscara de oro, está hecho de oro sólido y pesa 114 Kilos. Tanto este sarcófago como el intermedio se llevaron al Museo de El Cairo. Pero el sarcófago exterior de Tutankamón, que puedes ver en estás imágenes, nunca se había sacado de la tumba... hasta ahora. Allí había permanecido durante más de 3.300 años.

sarcofago de Tutankamón
-

Ministry of Antiquities

Este sarcófago está hecho con madera dorada y yeso, con tiradores de plata para levantar la tapa. Casi un siglo después de su descubrimiento los expertos han comprobado que el yeso y la capa dorada se han ido agrietando. Así que el pasado 12 de julio lo llevaron al Museo del Cairo para su restauración.

Como es fácil imaginar, se tomaron todas las precauciones debidas para no dañarlo. Se introdujo en una cápsula antivibración preservada con materiales libres de ácido que absorben la humedad.

El sarcófago fue escoltado por la policía y el ejército hasta el Museo de El Cairo. Allí ha permanecido aislado 7 días, para pasar por un proceso de fumigación. Ahora será restaurada su capa de yeso y los componentes químicos, en un proceso que durará al menos ocho meses.

Cuando esté restaurado, por primera vez el sarcófago exterior se exhibirá junto a los otros dos, en las nuevas instalaciones del Museo de El Cairo.

Más:

#ciencia