Skip to main content

Los secretos del estadio más avanzado tecnológicamente del mundo

Levi's Stadium de Santa Clara

12/06/2016 - 12:15

El corazón de Sillicon Valley esconde los secretos del estadio más avanzado del mundo tecnológicamente hablando, un recinto pionero que se ha convertido en el mejor ejemplo sobre cómo serán los estadios del futuro, donde la tecnología jugará un papel fundamental.

Convertido el deporte en un espectáculo -bastante rentable, por cierto- los nuevos tiempos exigen a los estadios novedades que se ajusten a los nuevos hábitos y necesidades del público. La clave radica en ofrecer una experiencia memorable en el campo no ya solo por el partido en sí, sino por todo lo que supone ocupar una butaca en la grada a razón de cientos o incluso miles de euros a lo largo del año en lugar de sentarse cómodamente en el sofá de casa.

Olvidados quedan los tiempos, sobre todo fuera de España, en los que la innovación tecnológica de los estadios se reducía a la introducción de marcadores electrónicos. El primero llegó a España en el año 1972 a través del Santiago Bernabéu, un recinto que el actual presidente del Real Madrid anhela modernizar de arriba a abajo para poder colocarlo a la altura de los mejores estadios del planeta.

El estadio de fútbol del siglo XX apenas difería del concepto de un Coliseo Romano, donde todo giraba en torno a un campo rodeado de gradas con algunas zonas públicas repartidas alrededor del recinto. Afortunadamente esa idea ha evolucionado en las últimas décadas y ahora lo hace a marchas forzadas para evitar la huida de los espectadores.

Mercedes Benz Atlanta Falcons

Un estudio de CISCO publicado hace unos años alertaba de que alrededor del 57 por ciento de los aficionados prefiere ver el espectáculo sentado en el sofá, subrayando entre las principales causas para quedarse en casa la ausencia de repeticiones en vídeo, la falta de estadísticas detalladas sobre el partido o la limitada perspectiva de la que se goza desde la butaca.

Otro informe citado por Curbed subraya la tendencia a la baja, al menos en los Estados Unidos, a acudir a los estadios por parte de los más jóvenes -millennials- acostumbrados a tenerlo todo disponible desde la palma de su mano.

Levis Stadium Intel

Hoy por hoy la tecnología se integra en los estadios desde el minuto uno de vida, planos mendiante, con el objetivo de mejorar la experiencia en directo del espectador. El mejor ejemplo de cómo serán los estadios del futuro se esconde en Santa Clara, una mediana ciudad de California que durante las últimas décadas se ha convertido en una milla de oro para la industria de la tecnología, centro de operaciones para multinacionales de la talla de Intel.

Precisamente Intel fue una de las muchas empresas tecnológicas que apoyaron activamente la construcción del Levi's Stadium de Santa Clara. Brocade, especializada en redes y soluciones networking, ayudó a desarrollar la infraestructura de IPTV sobre la que descansa la señal de televisión del recinto, además de configurar todos los sistemas de seguridad y audio.

Repeticiones desde todos los ángulos: Intel se mete en fútbol

Sony patrocina el museo interactivo del estadio que cuenta con una gigantesca pantalla con resolución 4K de 15x5,5 metros que rmuestra la historia de los San Francisco 49ers a los visitantes además de proveer a la franquicia con 2.500 televisores repartidos a lo largo y ancho de todo el recinto junto a una serie de cámaras de altísima calidad -F55- para grabar los partidos también en 4K.

Otros gigantes como Yahoo! o SAP también participaron en la construcción y desarrollo del Levi's Stadium, además de Comcast, encargada de ofrecer conexión a Internet a todos los aficionados. 

Un estadio conectado a Internet

Levantar un estadio de cero en pleno siglo XXI tiene algunas ventajas evidentes. Mientras en recintos como el Santiago Bernabéu conseguir conectarse a Internet a través del teléfono móvil a menudo parece una misión imposible el Levi’s Stadium presume de una red de banda ancha que alcanza los 40 Gbps, cuatro veces más de lo que exige la NFL, pudiendo repartir el tráfico de una manera muy eficiente entre todo el público.

El recinto cuenta con 1.300 puntos de acceso WiFi de doble banda, más de 600 kilómetros de cable y alrededor de 12.000 puertos físicos. “Todavía no hemos llegado al máximo de lo que puede ofrecer el sistema, que seguimos mejorando año tras años”, explica Roger Hacker, responsable de comunicación de los San Francisco 49ers, franquicia que juega actualmente en el estadio de Santa Clara.

Entrada electronica estadios

“Cuando el aficionado está sentado en su butaca nunca se encuentra a más de tres metros de una señal WiFi”, razona Hacker, que explica que los puntos de acceso se encuentran posicionados de manera estratégica debajo de los asientos, con alrededor de un punto de acceso por cada 100 butacas.

La conexión a Internet en un estadio del futuro como el Levi’s Stadium de Santa Clara es estable y fluida tanto vía WiFi -gratuito para los aficionados- como por las redes móviles convencionales. “La prevalencia de la tecnología móvil entre los aficionados de hoy en día -y particularmente entre los aficionados de la zona de San Francisco- nos obligó a crear una infraestructura tecnológica que les permitiera estar siempre online al mismo tiempo”, explica Hacker. 

¿Puede el LiFi sustituir al WiFi?

La infraestructura se puso a prueba el pasado 7 de febrero durante la Super Bowl que disputaron Denver Broncos y Carolina Panthers. En ese partido el Levi’s Stadium batió su propio récord al ofrecer acceso mediante su red WiFi a 27,316 usuarios únicos con un pico de 20,300 personas conectadas al mismo tiempo sobre una capacidad de 71.000 espectadores. A lo largo de ese partido se consumieron 10,1 Terabytes de datos a través de la red WiFi, lo que equivale a 6.000 horas de vídeo en HD.

Una aplicación móvil para todo

El Levi’s Stadium de Santa Clara tiene su propia aplicación móvil que permite acceder al estadio con entrada electrónica, encontrar el camino más rápido a su asiento desde el aparcamiento, consultar qué zona de aseos está menos concurrida, ver repeticiones en vídeo de las mejores jugadas y todo tipo de estadísticas. Pero además, la app permite pedir comida a uno de los bares ubicados dentro del estadio y recibir el pedido en el mismo asiento. 

“De media hemos conseguido una tasa de adopción de alrededor del 30 por ciento del público, mientras que otras apps del estilo apenas llegan al 5 por ciento”, explica Hacker, que añade además que durante la pasada Super Bowl el 46 por ciento de los espectadores utilizaron la aplicación móvil en algún momento.

App San Francisco 49ers

La app no solo sirve para mejorar la experiencia del aficionado en el estadio, sino que es una potente herramienta tanto para el club como para los negocios del recinto por la posibilidad no ya sólo de conocer quién ocupa cada asiento sino sus hábitos o gustos, pudiendo diseñar y lanzar campañas promocionales personalizadas.

En este sentido, el Levi’s Stadium de Santa Clara también es una referencia sobre cómo serán los estadios del futuro por existencia de 1.700 beacons que trabajan con el estándar Bluetooth de baja energía (LE) para ofrecer información de proximidad personalizada a cada espectador, una herramienta que se antoja indispensable en lugares de alta densidad para gestionar el tráfico de una manera eficiente.

“En el futuro esta tecnología unida a nuestra app podría permitir a los aficionados organizar de una manera rápida encuentros con familiares o amigos, o ayudar a grupos a encontrarse en un punto determinado recibiendo indicaciones sobre cómo llegar a tiempo.

Recintos anclados en el pasado

La tecnología todavía está lejos de inundar los estadios de fútbol españoles. La falta de recursos económicos -buena parte de los equipos de Primera División acumula deudas millonarias- obliga a los clubes a optar por colocar pequeños parches ante los problemas puntuales antes que acometer obras de gran calado o plantear la construcción de un nuevo estadio.

La LFP, contra Periscope y el fútbol gratis en Internet

De hecho, durante los últimos 20 años apenas se han inaugurado dos estadios entre los equipos más importantes de Primera: el estadio Cornellá-El Prat donde juega el Espanyol desde 2009 y el nuevo San Mamés que abrió sus puertas en 2013, a la espera de que llegue el día para el Nou Mestalla o el nuevo estadio de La Peineta en Madrid, todavía sin fecha definitiva para albergar partidos.

La situación contrasta con la inauguración durante ese mismo lapso de tiempo de una veintena de estadios de la NFL de fútbol americano, incluyendo el Levi’s Stadium de California. Además de las zonas comerciales -cines incluidos- los estadios más modernos al otro lado del Atlántico cuentan con zonas para el ocio de sus aficionados, videoconsolas incluidas, por si les aburre lo que acontece sobre el césped.

Camp Nou nuevo

Ante la paralización de la renovación del Santiago Bernabéu el proyecto más ambicioso en España actualmente es el de la modernización del Camp Nou, que se convertirá en 2021 en uno de los estadios más avanzados del mundo a nivel de tecnología, contando con entradas digitales, pagos wireless, tornos inteligentes y, por supuesto, más de 1.200 puntos de acceso WiFi y cobertura móvil de alta velocidad. A nadie se le escapa que el estadio de futuro estará conectado a Internet.

Ver ahora: