Servicio secreto busca bloquear uso drones cerca Casa Blanca

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
Drones no volarán sobre la Casa Blanca

Si el accidente del drone en la Casa Blanca de enero motivó algo, fue acelerar los procedimientos destinados a prevenir incidentes similares en el futuro.

Según la Associated Press, el Servicio Secreto ha estado realizando ejercicios nocturnos en zonas de exclusión aérea para desarrollar contramedidas eficaces contra drones autónomos y los teledirigidos.

La agencia, que había estado contemplando las implicaciones de seguridad de los dispositivos aéreos pequeños y difíciles de detectar antes del aterrizaje accidental de un Quadcopter a control remoto en el césped de la Casa Blanca, según los informes, ha acelerado las investigaciones de medidas anti-aviones no tripulados.

De hecho, parece haber probado una serie de métodos diferentes de bloqueo de drones. Sin embargo, un método, llamado bloqueo de señal, podría tener consecuencias periféricas significativas.

Éstas serán las normas a cumplir por los drones en EEUU.

La AP señala que debido los drones de algunos fabricantes se basan en las mismas frecuencias de radio como Bluetooth y Wi-Fi para la conectividad, bloquear esas señales podría prevenir que móviles y señal de Internet cercanas funcionen correctamente.

Otro método usado para bloquear los drones es la llamada geo-valla, en el que la trayectoria de vuelo de aviones no tripulados se restringe artificialmente a nivel de programación.

Pero, como el bloqueo de la señal, la geo-valla tiene sus propios inconvenientes. Una semana después de que el fabricante drones DJI implementara su propio software, la compañía se vio obligada a reducir las geo-vayas, después de informes de que hacía difícil de controlar los drones Phantom de DJI.

Al parecer, el Servicio Secreto no es la única división del gobierno en intentar conciliar el surgimiento de pequeños aparatos electrónicos en el aire con la seguridad. La AP informa que investigadores del Departamento de Seguridad Nacional están desarrollando estrategias para impedir drones en áreas restringidas sin afectar a los usuarios legítimos, y la Administración Nacional de Telecomunicaciones e Información anunció que está estudiando maneras de minimizar el impacto de drones sobre la privacidad.

Volar aparatos de control remoto en zonas aseguradas es definitivamente un problema sin una solución simple. Por supuesto, el Servicio Secreto podría tomar el consejo personal del tecnólogo de la Electronic Frontier Foundation, Jeremy Gillula, y "encerrar (las áreas) en (una) red." Eso, sin duda, haría que el césped de la fuera Casa Blanca inexpugnable.