Skip to main content

Shweeb Racer, las carreras de monorraíl a pedales

Monorraíl a pedales

Velocity Valley

07/07/2020 - 20:41

Hemos visto muchos vehículos extravagantes a pedales, pero muy pocos tan divertidos como este monorraíl a pedales. Incluso se disputan carrerras.

En alemán, la palabra Schwebe significa colgado, suspendido. Así que Shweeb Racer parece un nombre apropiado para estos monorraíles a pedales con los que incluso se pueden realizar carreras.

Es una idea del parque de ocio Velocity Valley, situado en Rotorua, en Nueva Zelanda. Allí puedes practicar diversos deportes de riesgo como el salto con cuerda, el paracaidísmo o la gravedad cero. Pero la experiencia más original son estos monorraíles a pedales, un invento que la propia Google premió hace unos años por su valor como futuro vehículo de transporte.

Lo cierto es que que el nombre define completamente al vehículo. Es una cápsula para una persona que se mueve a pedales sobre un raíl. Puedes verlo en acción en este vídeo:

Este Shweeb Racer puede correr a una velocidad máxima de 50 Km/h, si puedes pedalear a ese ritmo de récord del mundo de bicicleta. Por suerte, como se ve en el vídeo el monorraíl a pedales se deslizar suavemente y no parece que haya que hacer mucho esfuerzo para avanzar.

No hay edad para poder usarlo: tan solo unos requisitos corporales para poder moverlo, especialmente a la hora de ascender. El piloto debe medir al menos 1,30 metros, y pesar 20 kilos. Así que pueden usarlo los niños.

Lo divertido es participar en las carreras de monorráil a pedales. Dos vehículos pueden competir entre sí en carreras sobre dos raíles de 200 metros de largo, que se cruzan entre sí varias veces, a diferentes alturas.

La carrera consta de tres vueltas, y el récord mundial está en 1 minuto y 3 segundos. Pero teniendo en cuenta que la entrada cuesta cerca de 30 euros, quizá no te conviene correr demasiado. Sale más a cuenta pedalear tranquilo y disfrutar del paisaje...

De media, el tiempo de uso de la atracción alcanza los 15 minutos, que parece un poco más razonable.

Si algún día vas de vacaciones a Rotorua, en Nueva Zelanda, tienes la oportunidad de disfrutar de una experiencia única. Es la única instalación de monorraíl a pedales del mundo.