Si un astronauta muere en el espacio, ¿qué plan tiene la NASA?

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
Si un astronauta muere en el espacio, ¿qué plan tiene la NASA?

Los políticos suelen ser más previsores que los propios científicos, cuando se trata de dar la cara ante la opinión pública.

El 20 de julio de 1969, momentos antes de que el Apolo XI llegase a la Luna, el presidente de los Estados Unidos Richard Nixon tenía en sus manos el discurso que pronunciaría en el caso de que el módulo lunar se estrellase y los astronautas murieran, o no pudiesen regresar a la Tierra. Este discurso salió a la luz en 2012:

"El destino ha decidido que los hombres que fueron a la Luna a explorar en paz, se queden en la Luna para descansar en paz. Estos valientes hombres, Neil Armstrong y Edwin Aldrin, saben que no hay esperanza en su recuperación. Pero saben que hay esperanza para la Humanidad, gracias a su sacrificio (...) Serán llorados por la Madre Tierra que osó enviar a dos de sus hijos hacia lo desconocido".

El discurso fue escrito por el periodista y ganador del Premio Pullitzer William Safire, y afortunadamente nunca tuvo que utilizarse, pues Neil Armstrong y Edwin Aldrin se convirtieron en los primeros hombres que pisaron la Luna, y volvieron sanos y salvos a la Tierra.

El cine y los videojuegos nos recuerdan constantemente innumerables formas de morir en el espacio:

La muerte de un astronauta en el espacioGravity

La NASA cree que encontraremos vida alienígena en 2025

 Pero en la vida real los astronautas muertos, como ocurrió en el malogrado accidente del transbordador Challenger, en 1986, no se han podido recuperar, porque la nave explotó:

Si algún astronauta falleciese en la Estación Espacial Internacional, dada su cercanía a la Tierra, su cuerpo sería devuelto al planeta. Pero ahora que viajar a Marte se plantea como una posibilidad... ¿Qué protocolo aplicaría la NASA, si un astronauta fallece en el viaje? El astronauta Mike Massimino fue preguntado por ello hace unos días en una entrevista de radio en el programa StarTalk Radio, y su respuesta fue: "Ninguno".

"En todo el entrenamiento que he recibido, nunca hemos tratado sobre ello".

Aunque no exista un protocolo oficial, el astronauta Chris Hadfield explica en su libro "Guía para la Vida en la Tierra de un Astronauta", que él si ha ensayado escenarios de simulación en donde algún compañero de la misión muere, aunque reconoce que no existe un protocolo específico.

Lo cierto es que ante un eventual viaje a Marte, que puede durar meses, incluso años, la muerte es todo un problema. Lo más obvio sería hacer lo que tantas veces hemos visto en las películas. Abandonar el cuerpo en el espacio:

Emotivo, pero ilegal. Resulta que lanzar cuerpos al espacio está prohibido por la ONU, pues podrían provocar futuras colisiones con naves o satélites.

En las naves espaciales el espacio es limitado y muy caro de añadir y mantener. Un depósito de cadáveres podría costar docenas de millones de dólares, sin contar el consumo de energía. Un lujo que no te puedes permitir en algo que no sabes si lo vas a usar. Por otro lado, almacenar el cadáver dentro de la nave con el resto de astronautas durante los meses que dura el víaje podría suponer un duro test psicológico para ellos.

La empresa Promessa y la NASA están trabajando en una solución. Una bolsa para cadáveres llamada "Body Back". Si un astronauta muere y su cuerpo es recuperado, se introduciría en una de estas bolsas y se expondría al espacio exterior durante unas horas. El cuerpo acabaría congelado. A continuación, ya dentro de la nave, mediante un sistema de vibración se rompería en mil pedazos, convirtiéndose en polvo. Esta bolsa con los restos se almacenaría en un pequeño compartimento en el exterior de la nave.

Son cuestiones poco agradables de tratar, especialmente si eres astronauta, pero hay que tenerlas en cuenta cuando en el plazo de unos años la Humanidad estará preparada para viajar a Marte, u otros lugares que exigirán viajar durante meses, e incluso años, por el espacio.

[Fuente: Easter Mirror]