Skip to main content

Si tienes grande el dedo pulgar, es que eres adicto al móvil

Dependencia del teléfono móvil

13/06/2016 - 14:30

¿Tienes un pulgar más grande que el otro? ¿Te has visto alguna marca en el dedo meñique? ¿No puedes pasar más de 24 horas sin el móvil? No te preocupes, es totalmente normal, pero eres un adicto al móvil, como una gran parte de la población.

La especie humana ha evolucionado adaptándose al entorno y a todo tipo de avances, y ahora lo sigue haciendo, aunque no nos demos cuenta. Un estudio del operador británico O2 concluye que las personas asiduas de los teléfonos móviles están sufriendo un ligero crecimiento del dedo pulgar con el que cogen el móvil, y hasta su mano se está adaptando a estos terminales de los que hoy día tanto dependen.

De 2.000 personas encuestadas, un 30% admiten ver cambios en sus dedos por todos estos años que han estado utilizando los dispositivos móviles, y un 37% de ellos considera que sus manos se irán adaptando a estos terminales con distintos cambios físicos. Entre estos cambios físicos está el aumento de tamaño del dedo pulgar de la mano con la que se coge el móvil, que en el 20% de los encuestados ha crecido ligeramente en comparación con el dedo de la otra mano. No obstante, este incremento puede llegar hasta ser del 15%, con lo que no hablamos de un crecimiento imperceptible.

El dedo meñique tampoco pasa desapercibido dado que el 8% de los encuestados aseguran que cuentan con una marca en este dedo a causa de la sujeción del teléfono, con el que pasan una media de dos horas diarias de uso.

¿Crees que eres adicto al móvil? Descúbrelo con este test

Pero la adicción al móvil no sólo trae ligeros cambios físicos, sino también psicológicos. Algo que a casi todos nos ha pasado alguna vez son las llamadas vibraciones fantasma, que es cuando creemos que nuestro teléfono ha vibrado o sonado avisándonos de una notificación cuando realmente no ha sido así. Es algo medianamente normal y a un 5% de los encuestados les ha pasado alguna vez.

Sin embargo peor es la dependencia hacia el teléfono móvil, porque un 19% de los encuestados asegura que no podría pasar más de un día sin teléfono móvil y que el 20% admite haberse quedado alguna vez dormido con el móvil en la mano.

[Fuente: O2]