Skip to main content

El Síndrome de la cara vacía: qué es y cómo superarlo

Mascarilla en exteriores

DepositPhotos

25/06/2021 - 19:28

Es probable que a partir de mañana sientas miedo o inseguridad si sales a la calle sin mascarilla, y eso tiene una explicación psicológica.

A partir de mañana 26 de junio la mascarilla deja de ser obligatoria en exteriores, siempre y cuando se pueda mantener la distancia frente a los no convivientes, con lo que seguirá siendo obligatoria, por ejemplo, en calles muy concurridas. Sea como fuere, habrá muchos ciudadanos que empiecen a padecer lo que los psicólogos llaman “el síndrome de la cara vacía”.

Y es que tras más de un año donde la mascarilla ha sido obligatoria tanto en interiores que no sean el propio hogar como en los exteriores, a partir de este sábado ya no será una obligación llevarla, aunque evidentemente cualquier persona que se sienta insegura la podrá seguir utilizando sin ningún tipo de problema.

En lo que respecta a este síndrome, Sonia Castro, psicóloga y miembro del Instituto Europeo de Psicología Positiva de Madrid, ha declarado a Europa Press Televisión que “no hay un tratamiento eficaz y concreto” para este síndrome, y lo que se debe hacer es “dotar de un aprendizaje de ciertas herramientas y estrategias” a las personas que padezcan esta inseguridad para poder manejar mejor el miedo y la ansiedad.

Esta medida que se pondrá en práctica mañana, es una medida para que, poco a poco, nos acostumbremos a esta situación que puede provocar miedo y ansiedad al no llevar mascarilla en la cara.

Aclaran que este síndrome es totalmente distinto en cada una de las personas. Esto se debe a que habrá personas que ya estén vacunadas con la pauta completa, y otras que ni siquiera tengan una dosis. También dependerá de las relaciones sociales que se tengan a partir de ahora.

Sonia Castro añade que existen tres características para reconocer si padecemos este síndrome como son “el miedo a contagiar o a ser contagiado, la sensación de inseguridad al no llevar mascarilla o si nos sentimos incómodos al interactuar con una persona que no la lleve”. Afirma que padecer este síndrome es normal, y que se irá normalizando con el paso de las semanas.