Logo Computerhoy.com

Para qué sirve la anilla de las latas de refresco o cerveza

La creatividad ha dado muchos usos alternativos a las anillas de las latas de refresco. Se han usado para hacer collares, se han creado juegos a su alrededor... No obstante, las anillas esconden una función que ha pasado desapercibida y que te ayuda a beber preservando la higiene de tus labios.

Latas anilla
Depositphotos
Foto del redactor Daniel Cáceres

Daniel Cáceres

¿Qué haces con la anilla de una lata de refresco una vez la has utilizado para abrirla? Quizás alguna vez has juntado bastantes anillas para hacer un collar o un accesorio similar. O has pasado el rato con El juego del abecedario (ir doblando la anilla mientras se entonan las letras del abecedario para ver cuánto aguanta la anilla hasta romperse).

No obstante, existe una función secreta de las anillas con un objetivo muy importante: cuidar tu higiene. ¿Se te ocurre algo con esta pista?

La función principal de la anilla ya te la conoces: la doblas para abrir el sello hermético de la lata y poder acceder al contenido de su interior. 

Mejores ofertas de supermercados y alimentación en Telegram

Mejores ofertas de supermercados y alimentación en Telegram

Únete a este canal de Telegram para recibir en tu móvil en tiempo real las mejores ofertas en productos de alimentación, supermercados y hogar.

Unirse al canal

Ahora bien, ¿te has fijado en cómo las anillas o los cierres herméticos de las latas de conservas se desechan automáticamente durante el proceso de apertura mientras que las anillas de refrescos normalmente permanecen tras ser dobladas una vez? Esa diferencia no es casual, y la función secreta relacionada tiene mucho que ver con ello.

Otra pista mientras meditas al respecto. ¿Cómo bebes de una lata de refresco? Hay 2 tipos de personas: los que beben directamente de la lata (a morro) y los que vierten su líquido en otro vaso. ¿En qué lado estás? Si eres de los segundos, seguramente decides beber usando un vaso por motivos higiénicos. No obstante, existe una solución higiénica más efectiva, rápida y orgánica.

¿Te rindes o crees haber deducido por dónde van los tiros? Atento a la explicación.

La función secreta de las anillas de las latas de refresco

En realidad, la anilla es la solución que ofrece la lata de refresco para evitar que el consumidor pose sus labios directamente sobre el metal. Hay que tener en cuenta que, desde su nacimiento en la fábrica hasta su llegada a la nevera, la lata ha pasado por un montón de lugares y toda ella ha acumulado un montón de gérmenes y microbios. Beber a morro no es la vía más higiénica.

Quizás es esta inquietud lo que ha provocado que prefieras verter el líquido de la lata a un vaso. Es una buena alternativa, sí, pero poco óptima porque estás malgastando un vaso que más adelante deberás limpiar. ¿O qué ocurre si decides abrir una lata cuando estás fuera de casa y no cuentas con vaso alguno?

La idea es que, según explica Cope, después de usar la anilla para abrir la lata, esta debe girarse para colocarse sobre la apertura a través de la cual se iba a beber a morro. A continuación, se inserta una pajita (biodegradable si es posible) por el círculo exterior más grande de la anilla.

Con estos gestos sencillos, se bebe de la forma más higiénica posible. La pajita por un lado permite consumir el refresco sin entrar en contacto con la chapa de la lata (evitando así posibles infecciones) y la anilla sujeta firmemente dicha pajita para que no acabe flotando debido a las burbujas del interior

Por eso beber empleando solo una pajita no es la solución higiénica más óptima: faltaba la infravalorada anilla que hiciera de soporte.

Ahora ya conoces la segunda función de la anilla de las latas de refresco (y el por qué de ese gran agujero en su centro). Si no lo sabías, ¿piensas usarlo de esta manera? 

Este artículo fue publicado en Business Insider España por Daniel Cáceres.

Conoce cómo trabajamos en Computerhoy.