Skip to main content

Sistema convierte el CO2 en un material parecido al cemento

convertir co2 en cemento

11/04/2016 - 21:47

Investigadores estadounidenses diseñan un sistema que convierte los gases de efecto invernadero en un material parecido al cemento para usar en la construcción.

Un equipo de investigadores de la Universidad de California (UCLA) en Estados Unidos ha desarrollado una solución para eliminar los gases de efecto invernadero, especialmente los procedentes de las chimeneas de las fábricas de todo el mundo, y convertirlos en un material parecido al cemento.

De acuerdo con los datos que manejan estos científicos, estas factorías son una de las grandes responsables de la contaminación que emitimos a la atmósfera en todo el planeta: de sus chimeneas sale aproximadamente el 5% de las emisiones de gases de efecto invernadero. 

Pero éstas no son las las fábricas más contaminantes. Las centrales eléctricas de carbón constituyen una fuente de gases perjudiciales para el medio ambiente todavía mayor. 

Con el objetivo de ayudar a reducir las emisiones contaminantes de CO2, los científicos de UCLA han diseñado un sistema que tiene la capacidad de capturar el dióxido de carbono directamente de las chimeneas de las fábricas y las plantas de energía eléctrica para utilizarlo en la fabricación de un nuevo material de construcción al que han llamado CO2NCRETE. 

Para crear esta nueva materia prima, los científicos han recogido el dióxido de carbono durante producido durante la calcinación de piedra caliza, un método que ha demostrado resultar viable para fabricar hormigón de manera sostenible. Después, investigaron cuál sería la reacción al exponer el CO2 a hidróxido de calcio bajo diferentes parámetros. 

Crean un material que convierte el CO2 en combustible limpio

En los experimentos de laboratorio, el equipo ha empleado dióxido de carbono con una pureza del más del 99%. El carbono se extrae de un depósito presurizado usando un sifón y, al combinarlo con cal, se obtiene un material similar al cemento que se puede usar para fabricar objetos con una impresora 3D. 

El objetivo de los investigadores es que este nuevo compuesto pueda sustituir en el futuro al cemento como materia prima para construir edificios, y esperan implantar su tecnología en las plantas eléctricas de carbón de Estados Unidos, China e India, que son los países líderes en emisiones contaminantes. 

Ver ahora:

Te recomendamos