Skip to main content

SmartFarm, el huerto urbano que se cuida solo, consigue el agua del aire

SmartFarm

National University of Singapore

16/04/2021 - 20:12

¿Tendremos, en el futuro, huertos urbanos que se autoabastecen de agua y luz? El sueño es posible, tal como demuestra SmartFarm.

Los huertos urbanos se han puesto de moda con el confinamiento. Y hay que reconocer que es una de las mejores cosas que se pueden hacer en esta situación, si tienes espacio. Colocar un huerto urbano en el jardín o en la terraza es terapéutico, didáctico para los niños, y además comes sano.

Pero hay que reconocer que exige cierto cuidado y atención. Hay que preocuparse de regarlo casi todos los días, y eso obliga a colocar una manguera, o usar una regadera, o incluso instalar una nueva toma de agua en la terraza.

Pero, ¿y si el huerto urbano se cuidase solo, y tu solo tienes que plantar las semillas y recoger las hortalizas? Eso es exactamente lo que hace SmartFarm, tal como puedes ver en este vídeo:

Esta Huerta Inteligente es una idea de un grupo de investigadores de la Universidad Nacional de Singapur.

SmartFarm se autoabastece de agua y luz por su cuenta, así que no necesita cuidados. Es capaz de cultivar verduras y hortalizas sin intervención humana.

La luz que necesita para capturar el agua la obtiene de un panel solar situado en un lateral del huerto autónomo.

Para conseguir agua, la clave es un novedoso hidrogel obtenido a partir del cobre, que se sitúa en la parte superior de la granja (en el vídeo, la pieza de color verde).

Durante la noche, este hidrogel captura agua de la humedad del aire. La aportación de este invento es la capacidad de dicho hidrogel para atrapar agua hasta 300 veces su tamaño. Un gramo de hidrogel puede capturar 2,4 gramos de agua del aire, en solo una hora.

Durante el día el techo de cristal de SmartFarm se cierra automáticamente, gracias al panel solar, y con la ayuda del Sol el agua capturada en el hidrogel se condensa en forma de gotas en las paredes de cristal del huerto autónomo.

Cuando se vuelve a abrir el techo, las gotas caen sobre la tierra como una fina lluvia, regándola. Este proceso se puede llevar a cabo varias veces al día, según el agua capturada.

Lógicamente la eficacia del sistema depende de la humedad del aire, así que no es adecuado para zonas desérticas o muy secas. Y tampoco sirve para grandes plantaciones, o cultivos de regadio.

Pero a nivel doméstico, en un huerto urbano de pequeño tamaño, SmartFarm parece una solución efectiva y práctica.