Solo el 35% de residuos electrónicos se recicla legalmente

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
Solamente el 35% de los residuos electrónicos de la UE se reciclan legalmente

La constante generación de residuos electrónicos (RAEE) en el territorio europeo necesita de un control estricto que permita minimizar cualquier perjuicio ecológico y reciba el tratamiento que marca la ley. 

Desgraciadamente, el último informe del Consorcio Europeo CWIT, formado por organismos como la Interpol, United Nations University o WEEE Forum, apunta en sus conclusiones a que las cosas no se están haciendo bien en cuanto al reciclaje de residuos electrónicos.  

Si nos atenemos a los residuos eléctricos y electrónicos generados el pasado 2012, tan sólo un 35% de estos recibió el tratamiento legal que les correspondía. El resto se han gestionado a través de circuitos ilegales.

Nuevo método para obtener biodiesel con residuos electrónicos

Para ser más precisos, los RAEE gestionados ilegalmente dentro del territorio europeo supera 10 veces a la cantidad que se exporta legalmente. Un dato que ha movido a la Interpol a solicitar un mayor esfuerzo a los países miembros para hacer cumplir la legislación de residuos.

Entre las medidas sugeridas por la Interpol figuran las de formar específicamente a jueces y fiscales en estas cuestiones, prohibir en la UE los pagos en metálico por chatarra o basar la gestión de los RAEE en un sistema de certificación que obligue a los agentes a informar a la Comisión Europea sobre los resultados de los tratamientos y de la descontaminación.

Una de las empresas que participaron en el estudio, RECILEC, tiene su planta en Aznalcóllar, Sevilla, y desde allí su gerente Leonardo Díaz Pineda ha declarado que las conclusiones de este informe ponen en evidencia "disfunciones muy graves que necesariamente han de abordarse urgentemente desde los diferentes Organismos con competencias en esta materia".[

Según Díaz Pineda, Europa "debe terminar ya con estos canales ilegales, de manera que el residuo termine en instalaciones autorizadas y dotadas de las mejores tecnologías disponibles para el adecuado tratamiento medioambiental de los residuos eléctricos y electrónicos, asegurando así la protección de nuestra naturaleza y la salud de nuestros ciudadanos".