Skip to main content

¿Solo puedes llevar equipaje de mano? Los mejores trucos para meter toda la ropa en una maleta

Equipaje de cabina en el avión

18/12/2019 - 07:30

No solo viajar en Navidad, para muchos hacer la maleta ya puede ser una aventura. Sea por no querer llevar demasiado equipaje o por las restricciones que ponen las compañías aéreas, intentar meter todas las prendas que queremos en una maleta puede ser un reto más que interesante. Con el objetivo de ayudarte, vamos a comentar algunos trucos dignos de Marie Kondo.

Hay un concepto básico, el espacio es oro y tienes que rellenar cada hueco. Una buena opción puede ser aprovechar también el interior del calzado para introducir prendas. Si piensas que pueden oler, hazlo dentro de bolsas de plástico. Llevar calzado es uno de los mayores estorbos, por lo que no debes desaprovechar ese espacio.

En la parte inferior no coloques portátiles ni objetos rectos. El fondo de las maletas suele ser curvo y estarás desaprovechando espacio. Haz una base de prendas y por medio introduce esta clase de elementos. Además de ir más protegidos, ayudará a no malgastar ni un centímetro cúbico.

En el doblar la ropa también hay su mecanismo. Lo primero que suelen recomendar es que en vez de doblarla vaya enrollada. Además de no arrugarse, se prensa y está demostrado que caben más prendas. 

En caso de que tenga que ir doblada sí o sí, te recomendamos que lo hagas directamente sobre la maleta, así se ajustará a las medidas del contenedor.

Pero si quieres ser la persona más profesional de todas, usa bolsas de vacío. Puede parecer una medida desesperada, pero al igual que sirve para guardar la ropa de invierno o verano en los armarios sin que ocupe mucho espacio, también vale para las maletas. Verás cómo según sacas el aire va encogiendo hasta provocar que entre lo que pensabas que era imposible.

Y si no hay manera, ya sabes, intenta llevar puesto lo más voluminoso, aunque pases un mal rato durante el tiempo de viaje. En definitiva, hay que echarle imaginación para ajustarse a las limitaciones que suelen poner las compañías.

Y además