Skip to main content

La startup capaz de fabricar diamantes baratos en dos semanas

Diamond Foundry

12/11/2015 - 10:25

Los diamantes naturales son escasos, bonitos y dan ‘glamour’, y son unas piedras capaces de dotar de poder y valor a una persona y, quizás por ello, son tan caros. La moda de los diamantes sintéticos no para de crecer, y grandes millonarios de todo el mundo están invirtiendo sus fortunas en un negocio que podría ofrecer una alta rentabilidad a corto plazo.

La startup Diamond Foundry promete crear miles de diamantes baratos sintéticos en un corto espacio de tiempo, una intención que ha conseguido convencer a una decena de millonarios y miembros de Silicon Valley para que pongan parte de su fortuna en la pequeña compañía. Tal es así que, en apenas unos meses desde su formación, ya han recibido inversiones cercanas a los 100 millones de dólares.

Entre ese amplio abanico de multimillonarios hay algunos muy conocidos como Mark Pincus (creador de Zynga), Andrew McCollum (co-fundador de Facebook), Jeff Skoll (antiguo presidente de eBay) y Leonardo DiCaprio, famoso actor que, curiosamente, interpretó la película Diamantes de Sangre.

Diamond Foundry únicamente se dedica a la creación de estos diamantes, mientras que su diseño se delega a cientos de empresas externas interesadas en conseguir un mayor número de estos diamantes en un corto espacio de tiempo para embutirlos en collares, pulseras o anillos.

Aunque Diamond Foundry vende estos diamantes sintéticos a precio de mercado, sí que las empresas externas se libran de los royalties que imponen casas como De Beers o Tiffany con lo que, en general, siempre sacan un mayor beneficio económico. En sí, los diamantes sintéticos tienen un 30% menos de valor que los naturales, pero es tan amplio el mercado y la demanda que suelen comercializarse a un precio similar.

Si quieres diamantes, puedes fabricarlos en un microondas

¿Cuál es el proceso de fabricación de estos diamantes sintéticos?

En sí, un diamante sintético necesita para formarse un diamante natural, al menos una base. Es precisamente eso, una base o semilla, lo que necesita la startup para, a partir de ahí, crear todo un diamante. Esto lo hacen sometiendo a la semilla o base a unas temperaturas superiores a los 8000 grados Fahrenheit (4426ºC), provocando que, mediante un plasma novedoso, los átomos se unan a la base del diamante natural creando un serie de capas.

¿Y sobre la calidad de estos diamantes? La GIA, un instituto sin ánimo de lucro encargado de la clasificación de los diamantes, estima que los diamantes sintéticos de la empresa “son de buena calidad”. Esta institución atiende a parámetros como su color, la claridad, disposición y su peso en quilates.

Ahora la duda es si el mercado dará la cara a estos diamantes sintéticos o no, o bien el sector se saturará y hará bajar su valor. De momento las grandes casas no creen que vaya a existir, a corto plazo, una variación a la baja del precio de estos diamantes sintéticos más económicos, básicamente por la alta demanda.

[Fuente:Business Insider]

Ver ahora: