Skip to main content

Los táxis voladores y túneles futuristas no evitarán los atascos

Táxis voladores y túneles futuristas lejos de la realidad

08/05/2017 - 11:42

La congestión en nuestras calles y carreteras no es un problema del siglo XXI, ya dos siglos atrás se empezaron a construir los primeros túneles con afán de aliviar la toxicidad del aire urbano. Muchas han sido las ideas lanzadas acerca del tráfico y sus posibles soluciones: cápsulas levitadoras viajando a velocidades supersónicas dentro de tubos sin aire o redes futuristas de carreteras construidas bajo los centros urbanos.

El inventor y empresario Elon Musk, cofundador de PayPal, Tesla Motors y SpaceX, de hecho, está trabajando en la idea de construir una red subterránea de túneles: "Si pensamos en túneles a 10, 20 o 30 capas de profundidad (o más), es obvio que construir en 3D hacia abajo abarcará las necesidades de transporte de cualquier ciudad independientemente".

Uber, por su parte, plantéa otra solución igualmente fantástica: aviación bajo demanda. Consistiría en habilitar pequeños aviones eléctricos de despegue y aterrizaje vertical. Dallas y Dubai serán las primeras ciudades en disponer de este servicio.

Atendiendo a los datos resulta natural el desarrollo de este tipo de propuestas. Según el reciente análisis de INRIX, EE.UU. es el país desarrollado más congestionado del mundo, ocupando 11 de sus ciudades el top 25 a nivel mundial. Sus ciudadanos invierten un promedio de 42 horas anuales en los atascos de las horas puntas, con un coste de 1.300 euros aproximadamente, 270 mil millones de euros a nivel nacional. Sin olvidar que el tráfico es una de las causas de muerte no natural más frecuente en nuestros días.

Disfruta siendo piloto de tu propio dron

Una de las cuestiones palpitantes en relación a esta tecnología es la accesibilidad. "No tengo dudas de que la tecnología estará allí, pero estas ideas no serán necesariamente para el bien público", señala Sam Schwartz, ex-comisionado de tráfico de Neva York y consultor de ingeniería. Y añade: "Serán buenas para cierta clase de personas: las que están atascadas en sus limusinas".

Estas imágenes de un futuro ajeno a la irritante realidad actual de las carreteras no dejan de ser contradictorias. Muchos son los idealistas, pero pocos los que se paran a pensar en el estado de la superficie asfaltada, en la verdadera usabilidad que tendrá esta tecnología o en la gente que realmente podrá costearse un servicio de este tipo. ¿En algún momento se han presentado proyectos de transporte público asequible para la mayoría? La respuesta es no.

Lo cierto es que estas nuevas propuestas parecen querer resolver un problema profundo de una manera poco reflexiva. Una moda llamativa, más que una solución para el ciudadano de a pie. Tal vez sean proyectos intermedios, como el aerodeslizador de Google Kitty Hawk, el cual se asemeja más a una bicicleta que a un helicóptero, los que hagan las veces de puente entre nuestra generación y la generación de coches voladores de Blade Runner. Sea como sea, esperemos que tales respuestas sean asequibles para la mayor parte de nosotros.

[Fuente: INRIX]

Ver ahora:

Te recomendamos