Skip to main content

Tecnología a dos ruedas: analizamos las nuevas eBikes

Tecnología a dos ruedas

05/04/2015 - 11:01

Si eres un ciclista aficionado, las eBikes te gustarán ya que, cuando te quedas sin fuerzas, te permiten seguir avanzando. Probamos dos de las eBikes más completas, la Grace MX y la Grace Easy para conocer como se comportan en todo tipo de situaciones. 

Para ir a por el pan desde luego que no necesitas ninguna bicicleta eléctrica. Y, si eres ciclista profesional, la potencia adicional de estas bicis va contra las reglas. Sin embargo, si eres un ciclista aficionado, las eBikes te gustarán ya que, cuando te quedas sin fuerzas, te permiten seguir avanzando, incluso a buena velocidad.

Nuestro compañeros de Computer Bild las han puesto a prueba en un extenso circuito: desde Hamburgo, pasando por Italia hacia Croacia, y de vuelta a las islas Sylt y Fehmarn.

¿Bicicleta de ciudad o Mountainbike?

Las dos bicicletas del fabricante Grace han sido concebidas para diferentes propósitos: la Mountainbike MX S-Pedelec es capaz de domar terrenos escarpados con su motor de 350W; mientras que la bici de ciudad Easy Pedelec, con su motor algo más débil, 250W, se siente a gusto en el asfalto.

grace mx

Las dos bicis llegaron a la redacción en paquetes enormes.  Pero el montaje fue muy sencillo: desembalar, enderezar el manillar, ajustar el asiento a la altura deseada, fijar los pedales… ¡listos! Bueno, no del todo: primero hay que enchufar la batería para cargarla.

El tiempo de carga de la batería de la MX es de unas tres horas, y puedes aprovechar ese tiempo para conseguir una matrícula y el seguro. Como la MX alcanza los 45 km/h, en Alemania necesitas un permiso, matrículas y un seguro de terceros. Para la Grace Easy, con sus 25 km/h, todo esto no es necesario.

El efecto Superman

¡Por fin! Tras subirse y dar unas vueltas, ambas bicis sorprendieron satisfactoriamente: en lugar de tener que pisar los pedales con fuerza, el ciclista de la Grace Easy sólo necesita pisar un poco para avanzar bien.

grace easy

Su colega, en la MX, ha de hacer un esfuerzo superior, pero a cambio consigue una mayor velocidad. Así, la bici de ciudad y la mountain bike se diferencian claramente en su rendimiento, pero ambas producen una sonrisa igual de amplia. Ninguno de los candidatos se mueve un milímetro si no pisa los pedales, pero eso está bien, porque al fin y al cabo queremos ir en bici, no en moto.

¿Cómo funciona?

La tracción adicional, mediante el motor eléctrico, se encarga de que cada vuelta de pedal con el pie te proporcione bastante más velocidad. Para ello, la electrónica de la bici evalúa con qué fuerza está pisando los pedales el ciclista.

Según la potencia de motor elegida, la eBike se encarga de proporcionarte la asistencia más efectiva. De hecho, la Grace MX recupera la energía sobrante del pedaleo para la batería, y la city bike, además, recupera la energía del frenado. De este modo, consigues un par de kilómetros adicionales de duración de batería si conduces con cuidado.

Al trabajo sin coche

El primero reto, ir al trabajo. Y vaya reto: 45 kilómetros de nada. Una distancia en la que la mayoría piensa antes en el coche que en la bici. Pero el problema es que la batería no dura tanto, así que nada de ir a toda velocidad.

bicicletas inteligentes

Por esta razón, el ciclista de la MX tuvo que ahorrar energía y circular a un máximo de 30 km/h. Cuando se tiene la meta a la vista, tras una hora y tres cuartos, la batería del Grace MX está casi vacía. Pero, aun así, lo consiguieron sin grandes esfuerzos.

Campo a través

Por caminos, la Grace MX resulta dura de tomar, pero gracias a su suspensión con amortiguadores también resulta cómoda. La horquilla absorbe los baches, para que no todos acaben machacando tu espalda. Y, cuando vuelas a más de 40 por hora por el bosque y las pistas, tu cara acaba con una enorme sonrisa.

Pero, si de verdad quieres sacarle todo el partido, también puedes despegar, porque aguanta pequeños saltos. Aunque es cierto que, en ellos, la Grace MX da la misma sensación que un pequeño ciclomotor todoterreno. Porque, con su marco rígido, motor y batería, la bici pesa 23,5 kilos. Las mountain bikes convencionales pesan la mitad.

mountain bike

Aunque la city bike únicamente pesa 19 kilogramos, las pistas todoterreno le exigen demasiado. Como no tiene suspensión y sus ruedas son más delgadas, sólo es adecuada para calles asfaltadas.

Dosificar bien la batería

Si no gestionas bien la carga de la batería, en lugar de diversión obtendrás frustración. Esto se debe a que, cuando se acaba la energía, has de mover la pesada bici pedaleando sin más. Y eso convierte en tortura hasta la subida más ligera.

Así que el ciclista avispado de eBikes siempre controla el estado de la carga y los kilómetros restantes en la pantalla de la bici. Mediante un selector puedes elegir la potencia que ofrece el motor.

Hay que tener en cuenta que, aunque mucha potencia evita pedalear demasiado, también reduce el radio de alcance. Así que, si planeas circuitos largos, deberías conformarte con una velocidad menor y pedalear algo más. En la primera prueba, la batería de la Grace MX se acabó a los 20 kilómetros, yendo a la máxima velocidad. En cambio, ahorrando un poco, se llega a un alcance de 55 kilómetros.

Por cierto, la velocidad máxima se consiguió en una bajada del lago Garda, con más de 80 km/h. Eso sí, el miedo que se pasó…

Charlas técnicas

Tanto en el camping, en la cafetería o como en el supermercado, las eBikes siempre llamaron la atención de los demás. Pero las charlas de nuestros compañeros de Computer Bild no se limitaron a datos técnicos, sino que al cabo de pocos segundos se formaban dos bandos: los que estaban entusiasmados incondicionalmente con las eBikes y los que desechaban las bicis eléctricas.

ebikes

Bueno... al menos hasta que se daban una vuelta con ellas. En ese momento, volvían con una amplia sonrisa en la cara. Y ya no insistían tanto en prescindir de ellas. 

Resumen

Las eBikes de Grace no sólo tienen buen aspecto, sino que también son adictivas. Esto se comprueba una vez que has montado en una bici eléctrica, ya que desde ese momento ya no puedes pasar sin ella. Y eso se aplica sobre todo a ciclistas que han tenido que renunciar a su afición por problemas de salud.

Admitimos que los viajes largos no son posibles debido al alcance limitado de las baterías pero, si prevés con antelación todos los puntos de carga, puedes conseguirlo sin mayor problema. Y también están disponibles las baterías de recambio, a las que se puede recurrir también.

Para la ciudad, las bicis eléctricas son perfectas, y no sólo para evitar los terribles atascos cotidianos.

Ver ahora: