Skip to main content

El Teléfono del Viento, una cabina desconectada que usan miles de personas para hablar con sus fallecidos

Teléfono del Viento

Wikimedia

06/06/2021 - 10:31

En un parque de la localidad de Ōtsuchi, en Japón, una solitaria y descolorida cabina resiste los embates del viento. Su viejo teléfono de disco no está conectado a nada, pero lo han usado más de 30.000 personas para hablar con sus seres queridos.

Hay tecnologías que trascienden su función, para convertirse en un símbolo. Una metáfora de la vida... y de la muerte. Las cabinas de teléfono hoy son un anacronismo de las telecomunicaciones, pero hay una cabina en Japón, el Teléfono del Viento, que pese a no haber funcionado nunca, la han utilizado miles de personas.

En 2010, un jardinero llamado Itaru Sasaki recibió la noticia de que su primo, con el que estaba muy unido, había fallecido. Para superar el golpe decidió construir una cabina telefónica en donde, simbólicamente, podría hablar con él.

Según explica el propio Sasaki, no tenía un carácter religioso: "Como mis pensamientos no podían ser transmitidos a través de una línea telefónica normal, quería que fueran llevados por el viento". Así que lo llamó el Teléfono del Viento. Lo colocó en su jardín, y le sirvió de ayuda para superar su pérdida.

Apenas un año después, en 2011, un terrible tsunami sacudió Japón, matando a 15.000 personas. El 10% de los habitantes de Ōtsuchi, el lugar en donde vivía nuestro jardinero, falleció por el tsunami, unas 1.200 personas.

Puesto que a Itaru Sasaki le había servido de ayuda, decidió abrir su jardín al público para que quien lo desease pudiera hablar con sus seres queridos fallecidos en el maremoto, a través del Teléfono del Viento.

La simbólica idea gustó a la gente del pueblo, que hacían cola para introducirse en la cabina que no estaba conectada a nada, pero en donde se los veía hablar, llorar y despedirse de sus familiares fallecidos.

Xiaomi Mi 11

Xiaomi Mi 11

El nuevo buque insignia de Xiaomi viene con Snapdragon 888, conexión 5G y carga rápida a 55W, además de otras prestaciones que lo convierten en un gama alta de primer nivel.

En estos 10 años más de 30.000 personas, incluso provenientes del extrajero, han acudido al Teléfono del Viento para despedirse de sus familiares, o hablar con ellos.

La idea ha tenido una repercusión internacional: ya existen más de una docena de Teléfonos del Viento en países como Estados Unidos o Irlanda, para contactar con familiares fallecidos por la Covid-19, u otras tragedias.

En el interior de la cabina de este primer Teléfono del Viento solo hay un viejo teléfono negro de disco, una libreta en donde algunas personas apuntan sus pensamientos, y una vela, como podemos ver en la siguiente foto. A su derecha, una cabina similar construida en Irlanda.

Teléfono del Viento

Mikinee / Wikimedia

Sin ningún tipo de connotación religiosa o paranormal, miles de personas acuden a estos Teléfonos del Viento a hablar simbólicamente con sus familiares fallecidos.

Un conmovedor pero, al mismo tiempo, extraordinario ejemplo de como a veces la tecnología va mucho más allá de su función práctica, para convertirse en una metáfora que forma parte de la vida íntima y personal de los seres humanos.