Skip to main content

Tesla despide a cientos de empleados: ¿crisis a la vista?

La escasa producción del Model 3 provoca una crisis y despidos en Tesla.

16/10/2017 - 09:20 | Actualizado 16/10/2017 - 09:21

Las empresas, por muy mediáticas y modernas que sean, siguen siendo corporaciones privadas cuyo objetivo es ante todo ganar dinero. Para eso hay que crear productos para vender y obtener ingresos, algo que si no se consigue da lugar a problemas. Y eso es lo que parece estar ocurriendo en Tesla: poca producción, problemas y crisis que termina provocando despidos.

Según informan los propios trabajadores de la compañía, Tesla habría despedido esta semana a cientos de trabajadores de distintas áreas. Al menos 700 de ellos habrían perdido su trabajo, aunque la firma busca ya nuevos trabajadores para reemplazarlos lo más rápido posible.

El fabricante de los coches eléctricos más demandados está teniendo auténticos problemas para cumplir sus propios objetivos de producción. Apenas 200 unidades del nuevo Tesla Model 3 son a todas luces insuficientes para cubrir la demanda de este modelo, algo que la propia compañía ha reconocido en público.

Todo apunta a que este es el motivo real que se encuentra detrás de los cientos de despidos. No se conocen las cuentas de Tesla, aunque todo parece indicar que problemas económicos no está atravesando, sobre todo porque muchos de los que han reservado su Model 3 ya han pagado parte del coche por adelantado.

Esto significa que más que aprietos económicos, todo giraría en torno a buscar responsables de las escasas cifras de producción.

¿Merece la pena comprar ya un coche eléctrico? Respondemos esta difícil pregunta

700 despidos son muchos, aunque Tesla cuenta con 33.000 trabajadores según The Daily Mail, medio que se ha hecho eco de las filtraciones de los propios empleados despedidos. Sobre el total, no es un número demasiado elevado, aunque pocas veces una compañía emprende una remodelación de plantilla de este calibre si no hay una importante crisis detrás.

A estos problemas se le unen las críticas de los accionistas de la marca hacia su CEO, Elon Musk, un personaje polifacético que tampoco está exento de polémica. Le acusan de gestionar el funcionamiento de la compañía de forma individualista y sin tener en cuenta los intereses ajenos, algo que podría terminar por desequilibrar todo el funcionamiento de la maquinaria a medio plazo.