Skip to main content

Los transgénicos enfrentan a la ciencia con Greenpeace

Los transgénicos enfrentan a la ciencia con Greenpeace

Eduardo Álvarez

01/07/2016 - 12:32

Los alimentos transgénicos existen desde hace varias décadas, pero nunca han terminado de convencer a cierto sector de la población. Sin embargo, la ciencia es clara: los alimentos transgénicos no son ningún peligro, sino al contrario. La tensión entre los defensores de los alimentos genéticamente modificados y las organizaciones ecologistas ha alcanzado su punto álgido: 110 ganadores del Premio Nobel acusan a Greenpeace de crímenes contra la humanidad.

El detonante de la polémica en torno a Greenpeace ha sido el arroz transgénico dorado. Es una variante del arroz clásico, modificada genéticamente para aumentar la cantidad de vitamina A presente de forma natural. Greenpeace se ha opuesto a su cultivo y distribución a nivel mundial, lo que ha provocado la ira de la ciencia. 110 premios nobel han firmado una carta pidiendo a la organización ecologista que deponga su actitud. La misiva se puede leer en su página web.

Entre otras cosas, en la carta se acusa a Greenpeace de cometer crímenes contra la humanidad. El argumento es claro: 250.000 personas sufren ceguera al año por falta de vitamina A. Muchos de ellos terminan muriendo, por lo que oponerse al cultivo de maíz transgénico rico en vitamina A es conducir a los enfermos al matadero.

Además, la malnutrición y desnutrición provocan muchas más muertes anualmente. Los cultivos de alimentos transgénicos son más resistentes a sequías y condiciones climáticas extremas. Esto hace que sean más productivos y puedan alimentar a más personas, algo que alivia el hambre en continentes como África o Asia. Sin embargo, Greenpeace se opone a los argumentos científicos esgrimidos en favor de los transgénicos.

Los alimentos transgénicos son más sanos y menos contaminantes

La mayoría de los firmantes de la carta contra Greenpeace son ganadores del Premio Nobel de Química y Medicina. Son ellos los que se sienten con la suficiente autoridad científica como para desacreditar los argumentos que esgrimen los ecologistas para oponerse a las semillas modificadas en laboratorio.

Con el paso de las horas, más científicos y algún que otro Premio Nobel rezagado se van sumando a la campaña. Por primera vez la ciencia se ha opuesto de forma pública y decidida a las acciones de Greenpeace, lanzando acusaciones tan graves como crímenes contra la humanidad.

Ver ahora:

Sobre el autor

He jugado partidas hasta 2050 en el Football Manager y ganado cinco Champions consecutivas con el Betis. Entrenador de Charmander.

Te recomendamos