El tratamiento rápido, decisivo para curar el cáncer de mama

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
El tratamiento rápido, decisivo para curar el cáncer de mama

Recibir un diagnóstico precoz y un tratamiento rápido siempre ayuda para curar las enfermedades, pero en el cáncer de mama es un factor decisivo.

Así lo demuestran dos estudios publicados recientemente en Estados Unidos, cuyos resultados revelan que las probabilidades de supervivencia de las pacientes aumentan considerablemente si reciben cirugía y quimioterapia con mayor rapidez. 

Cuando una mujer sufre cáncer de mama, en la mayoría de los casos necesita cirugía, bien tumorectomía para eliminar el tejido canceroso sin afectar al resto del pecho, o bien mastectomía para extirpar toda la mama. Después de esto, el tratamiento continúa con quimioterapia para eliminar las células dañinas restantes y reducir el riesgo de que se produzca metástasis.

El primero de los estudios analizó el impacto en las pacientes del tiempo transcurrido entre el diagnóstico y la cirugía, y para ello los investigadores utilizaron los registros de dos bases de datos de Estados Unidos, cada una con unas 100.000 mujeres.

Se establecieron cinco grupos atendiendo al tiempo de espera: 30 días o menos, de 31 a 60 días, de 61 a 90 días, de 91 a 120 días, y de 121 a 180 días. La mayoría de las pacientes fueron intervenidas en los 30 días siguientes al diagnóstico (el 78% en una base de datos y el 70% en la otra), y descubrieron que en cada intervalo adicional el riesgo de muerte aumentaba entre un 9 y un 10%.

Patentan un nuevo tratamiento para prevenir el cáncer de mama

El segundo estudio evaluó el tiempo que esperaron las pacientes entre la cirugía y el inicio del tratamiento con quimioterapia a partir de una base de datos de 25.000 mujeres con cáncer de mama invasivo.

Los resultados de este análisis revelan que las mujeres que esperaron más de tres meses vieron incrementado el riesgo de muerte en un 34% en comparación con las que iniciaron el tratamiento con anterioridad. 

"Tenemos que hacer saber a los médicos que los retrasos podrían ser un problema grave para algunas pacientes y que, en cualquier caso, la atención oportuna rápida no puede ser mala", asegura Eric Winer, investigador de la Universidad de Harvard.