Logo Computerhoy.com

El truco de la bolsa amarilla y la manipulación de IKEA para que compres más

Life
El truco de la bolsa amarilla y la manipulación de IKEA para que compres más

IKEA quiere que compres al entrar en sus tiendas y lo hace con un truco que utiliza su famosa bolsa amarilla, te vamos a explicar cómo consigue la empresa que gastes dinero aunque no quieras.

Los laberinticos pasillos de IKEA son solo uno de los secretos que tiene la empresa para hacer que los usuarios que entran dentro de la tienda terminen con carritos llenos de objetos. Esta batalla entre el consumismo impulsivo y la razón empieza desde que uno entra en la tienda, siendo la primera victoria para IKEA gracias a su bolsa amarilla.

Este elemento tan inofensivo es una de las primeras estrategias que tiene IKEA para hacer que los usuarios den rienda suelta al consumismo. La situación es la siguiente: entras en IKEA, coges una bolsa amarilla y empiezas tu recorrido por la tienda. El simple hecho de haber cogido esta bolsa hace que cambie algo dentro de ti.

Al acceder a cargar con este objeto automáticamente te has puesto en una posición de comprar. Sí, solo con llevar esta bolsa estás accediendo, sin darte cuenta, a la posibilidad de comprar dentro de IKEA y, por lo tanto, verás con mejores ojos los productos que encuentres durante tu visita a la tienda.

El truco es bastante simple y, de hecho, es algo que se lleva empleando en diferentes modelos de negocio. Al tener que llevar un elemento que te ayudará a la hora de cargar con los productos desde el primer momento, lo siguiente que te tocará hacer es básicamente empezar a comprar para así poder llenar esta bolsa amarilla.

La bolsa amarilla de IKEA está pensada para que compres

Y, es que, no importa si no has visto el catálogo de IKEA o no quieres ningún mueble para la cocina, dormitorio o salón. Al llevar esta bola colgada del hombro, estarás indicando a tu subconsciente que estás predispuesto a gastar dinero y, por lo tanto, acabarás comprando muebles como sofás o cualquier tipo de adorno para el baño o el salón.

Tal y como ha explicado The Sun, la técnica de la bolsa amarilla de IKEA es una técnica más que emplea la corporación sueca para conseguir que las personas que entran dentro de la tienda terminen pasando por caja. Además, esto ha sido confirmado por Johan Stenebo, director de IKEA, dejando claro que esto es algo que hacen de forma consciente.

La próxima vez que vayas a IKEA con la intención de no comprar nada para tu dormitorio, cocina o salón, recuerda dejar la bolsa amarilla a la entrada ya que una vez la tengas en tus manos lo más probable es que acabes gastando dinero en algún elemento de su amplio catálogo; aunque no lo hayas querido en un primer momento.

Descubre más sobre autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Computerhoy.

Etiquetas: IKEA, compras

Hoy destacamos

Y además