Skip to main content

El truco para limpiar la ducha fácilmente que te sorprenderá por su eficacia

Ducha

Getty Images

31/08/2021 - 06:45

Si no eres capaz de deshacerte de los restos de jabón ni de la suciedad incrustada en la ducha, este truco es perfecto para ti. Resulta muy fácil de poner en práctica y te sorprenderá por su eficacia.

A la hora de limpiar el cuarto de baño prestamos especial atención al inodoro, ya que pensamos que es la zona que concentra más bacterias de esta estancia. No obstante, también hay que limpiar a conciencia otras áreas, como la ducha, que acumula muchos gérmenes.

Y es que, aunque se trata de una zona salpicada por el agua y el jabón de manera constante, esto no quiere decir que esté limpia. Los restos de piel muerta y de otros desechos corporales, unidos a la humedad continuada y a una temperatura suave, favorecen la proliferación de bacterias, hongos y otros microorganismos.

De hecho, de acuerdo con un estudio de SafeHome, la cortina de la ducha o el suelo de la bañera albergan 60 veces más bacterias que la taza del váter. Debido a esto, los expertos recomiendan limpiar la ducha y la mampara o la cortina del baño con frecuencia, al menos una vez cada dos semanas.

Pero eliminar la suciedad de la ducha en ocasiones no es tarea fácil. Para ayudarte en esta tarea tienes a tu disposición trucos para limpiar la alcachofa de la ducha fácilmente y en anteriores ocasiones te hemos dado algunos consejos para limpiar la ducha sin esfuerzo

En esta ocasión nos vamos a centrar en un truco casero para limpiar la mampara, los azulejos, la bañera o el plato de ducha y eliminar los restos de jabón u otro tipo de suciedad pegada. Resulta muy fácil de poner en práctica y te sorprenderá por su eficacia. 

Todo lo que necesitas para aplicar este consejo es unos guantes, una pastilla de lavavajillas convencional y agua tibia. Las pastillas de lavavajillas son conocidas por resultar muy eficaces para eliminar la suciedad incrustada, y los restos de jabón y otras partículas del baño no son una excepción.

Para poner en práctica este truco, sumerge la pastilla en agua tibia para que se reblandezca ligeramente y después frota contra la superficie a tratar. El producto tiene un gran poder de limpieza y, al estar hechas de polvo compactado, van raspando la suciedad adherida pero sin llega a arañar el material. 

Si te resulta incómodo sujetar la pastilla entre los dedos, puedes hacer un orificio de su tamaño en una esponja y colocarla para frotar cómodamente. Aclara con agua tibia a medida que vayas frotando para comprobar cómo desaparece la suciedad pegada.