Skip to main content

Este es el truco de la NASA para evitar tragedias en los vuelos espaciales

Cohete NASA

10/07/2019 - 07:05

Los accidentes aéreos no son un problema, ya que estadísticamente hay muchos menos que en otro tipo de vehículos, pero sí son los más trágicos (por el número de víctimas en un solo accidente), mediáticos y, sobre todo, aterradores, ya que cuando estamos a cierta altura, el resultado es catastrófico. Lo mismo pasa con los cohetes. Por eso, la NASA está probando diferentes estrategias para abortar el despegue de un cohete tripulado.

El objetivo de la NASA es llegar a la Luna antes de 2024. De hecho, tienen un plan de ruta bastante definido sobre sus objetivos a medio plazo, y quieren volver a ser una potencia a nivel mundial tras la delantera de Rusia y China estos últimos años

Aumentar el ''tráfico'' espacial implica lanzamiento de más cohetes y, cuantos más, más posibilidades de que haya un accidente por algún fallo (tanto humano como mecánico). Los fallos en cohetes no son algo común. A lo largo del año van muchos a la Estación Espacial Internacional (cápsulas de transporte, más bien) y los fallos no son frecuentes. Sin embargo, pueden ocurrir, y la NASA ha probado, con éxito, el sistema de aborto de despegue de Orion:

Orion será una pieza clave a la hora de llevar humanos a la luna, ya que se trata de un vehículo multiuso que, supuestamente, será parte de las misiones Artemis a la Luna. En la prueba podemos ver cómo el cohete despega con normalidad para, acto seguido, desacoplar la nave Orion del cohete propulsor si algo sale mal.

Así, a 55 segundos del lanzamiento y una altitud de 10 kilómetros, la nave Orión se descacopló del misil Peacekeeper de la Fuerza Aérea de los Estados unidos. La nave se ''despega'' a toda velocidad a una distancia segura y, después, terminó cayendo al mar a una velocidad de 500 kilómetros por hora.

Es una caída mortal, pero la NASA no incorporó el paracaídas (que ya está terminado), para intentar ahorrar costes en esta primera prueba. Hay diferentes sensores en la cápsula que cayó al mar, 12 concretamente, por lo que la NASA espera recuperar alguno para ver la información del choque y, además, información sobre el rendimiento del sistema de aborto de despegue.

Consiguen robar miles de datos de la NASA con una Raspberry Pi

Aunque parezca poca cosa, se trata de un hito para la NASA, ya que llevaban tiempo esperando probar este sistema, y ya saben que funciona. Ahora solo queda ver a qué velocidad cae la cápsula con  el paracaídas para reducir los daños y, sobre todo, para probar si un astronauta sobrevive a la caída en caso de emergencia, claro.

Ver ahora: