Skip to main content

Trucos para limpiar la alfombra y mantenerla libre de polvo, gérmenes y suciedad

Limpiar alfombra

Getty Images

03/09/2021 - 22:15

Las alfombras son bonitas y prácticas: decoran nuestro hogar y protegen nuestros suelos, pero resulta complicado mantenerlas libres de polvo y suciedad. Apunta estos trucos para limpiarlas con poco esfuerzo.

Para calidez a una estancia, ocultar imperfecciones de los suelos o evitar que se dañen, una alfombra es una solución decorativa perfecta. Es ideal tanto para el salón como el comedor, el cuarto de los niños o el dormitorio, y aparte de vestir los suelos también los protegen, por lo que  se trata de un elemento muy práctico.

A pesar de que las alfombras son prácticas y bonitas, no todo son ventajas. Son un imán para el polvo, los pelos de las mascotas, los gérmenes y todo tipo de suciedad, por lo que requieren un mantenimiento concienzudo.

Tener un robot aspirador es una gran ayuda para llevar a cabo una limpieza diaria, pero aunque es muy importante aspirarla a diario, esto no es suficiente y es necesario llevar a cabo otras tareas para su correcto mantenimiento.

Y es que, para evitar la acumulación de bacterias, tienes que desinfectarla periódicamente. Además, también es necesario tratar las manchas que van apareciendo y realizar una limpieza profunda de vez en cuando.

Toma nota de estos trucos para limpiar la alfombra y mantenerla libre de polvo, gérmenes y suciedad:

  • Pasa la aspiradora a diario. Evita que la suciedad se acumule en la alfombra aspirándola cada día, ya sea con el robot aspirador o con una aspiradora convencional. Utiliza la potencia adecuada al tipo de alfombra para que resulte eficaz. 
  • Desinféctala a menudo. Utiliza un producto desinfectante comercial apto para alfombras o remedios caseros, como espolvorear bicarbonato y sal o rociar vinagre de limpieza.
  • Evita comer cerca de la alfombra. Para evitar que proliferen los gérmenes, evita comer cerca de la alfombra.
  • Lávala y sécala al sol cada seis meses. Es recomendable lavar la alfombra y secarla al sol cada seis meses para eliminar bien los gérmenes. Sigue las indicaciones de lavado del fabricante para no dañar el tejido o llévalas a la tintorería si no sabes cómo lavarlas en casa. 
  • Asegúrate de que tienes la aspiradora adecuada. En función del material y la longitud del pelo de la alfombra necesitarás una aspiradora más o menos potente. Comprueba que tu electrodoméstico es adecuado para la limpieza de tu tipo de alfombra. 

Si pones en práctica estos sencillos consejos, podrás disfrutar de tu alfombra con la seguridad de que tu hogar está libre de polvo y microbios. Eso sí, como decíamos la constancia es importante, ya que la suciedad se acumula de un día para otro.

Y además