Skip to main content

Trump bloquea la compra de Qualcomm por parte de Broadcom

Broadcom no podrá comprar Qualcomm.

13/03/2018 - 09:00

Broadcom, el gigante singapurense de las telecomunicaciones, no arroja la toalla: quiere comprar Qualcomm y está dispuesto a ofrecer hasta 121.000 millones de dólares. ¿Cuál es el problema? Que es una empresa de Singapur y Qualcomm es de Estados Unidos, algo que no ha gustado nada al presidente Donald Trump.

Escudándose en la seguridad nacional y el equilibrio del mercado, Trump ha firmado una orden ejecutiva por la que bloquea la compra de Qualcomm por parte de Broadcom. Da igual el dinero que sea capaz de reunir la firma asiática: no podrá comprar al fabricante de procesadores con base en San Diego (California). Simplemente ha quedado fuera de su alcance.

¿Qué preguntan las grandes empresas en sus entrevistas de trabajo?

Son ya varios meses los que Broadcom lleva tratando de hacerse con su principal rival, por ahora sin éxito. La toma de poder en Qualcomm ha alcanzado en algunas ocasiones tintes dramáticos, con ofertas y contraofertas pensadas para presionar a su junta directiva y accionistas.

Con lo que no contaba Broadcom es con el America First del que hace gala Donald Trump, una política económica planeada para reforzar a las firmas estadounidenses con respecto a la competencia foránea, como por ejemplo lo es Broadcom. De ahí que el Presidente vea como fundamental mantener la propiedad de Qualcomm en los EEUU.

El motivo: la seguridad nacional. Al parecer, presidencia considera Qualcomm una empresa clave para el país, sobre todo por su implicación en el desarrollo de las redes móviles. Ceder su control a una empresa extranjera es poner la estabilidad de estas redes en peligro.

La injerencia ejecutiva en esta operación puede sentar un peligroso precedente para otras empresas. En esta ocasión parece que Qualcomm no tiene demasiado interés en vender, pero ¿qué ocurrirá si Trump bloquea una venta voluntaria y legítima a una empresa extranjera?

La incertidumbre que genera el hecho de que el Presidente de EEUU esté decidiendo quién puede y quién no puede comprar según qué empresas no ha gustado nada en los mercados, como demuestra la pérdida de valor casi inmediata de las acciones de Qualcomm en bolsa. Y esto parece que no ha hecho más que empezar.

[Fuente: Business Insider | Imagen: Gage Skidmore]

Ver ahora: