Skip to main content

La única forma de parar una nave en un viaje interestelar: usar radiación

El reto de parar una nave en un viaje interstelar

06/02/2017 - 10:28

Cuando se habla de viajes interstelares, en lo que normalmente nadie se para a pensar es en lo que vamos a hacer una vez nos estemos acercando a nuestro destino: teniendo en cuenta que para llegar a otra galaxia desde la Tierra sería necesario que la nave viajara a unos 13.800 kilómetros por segundo, ¿quién nos garantiza que no nos pasaremos de parada al llegar hasta otra galaxia?

Esa es precisamente la incógnita que los científicos llevan años tratando de resolver. Desde hace algún tiempo, el llamado proyecto Breakthrough Starshot Initiative (financiado en buena parte por el multi-millonario ruso Yuri Milner) pretende enviar una nave en miniatura hasta Alfa Centauri, el que está considerado como el sistema estelar más cercano a nuestro hogar (aunque eso no quita que esté a 4,37 años luz de la Tierra).

Pongamos por caso que el hombre consigue enviar una nave hasta Alfa Centauri (aunque sea una nave en miniatura de menos de 100 gramos de peso, que es a lo máximo a lo que aspiramos ahora mismo). La nave sale de la Tierra y llega hasta el otro sistema solar en menos de 20 años terrícolas, pero... ¿qué haría falta para frenar una nave que viaja a una quinta parte de la velocidad de la luz? Si no se frena a tiempo, la nave pasará de largo por todo el sistema solar en cuestión de segundos.

La nave de Stephen Hawking llegaría a Alfa Centauri en 20 años

Desde luego, un sistema de frenado convencional no sería ni remotamente suficiente para detener la nave antes de que acabara a millones de kilómetros de Alfa Centauri. El lugar que esconde el llamado Próxima B, un planeta que se dice que incluso podría ser habitable-, no nos lo pondrá nada fácil para cuando dentro de 20, 30 o 40 años queramos acercarnos al otro sistema solar que nos acompaña a unos cuantos millones de kilómetros de distancia del Sol.

Tal y como han comprobado mediante animaciones hechas por ordenador unos científicos del Instituto Max Planck (Göttingen, Alemania), lo que haría falta para detener la nave en miniatura a su llegada a Alfa Centauri sería ni más ni menos que aprovechar las propias peculiaridades de este sistema solar alternativo.

En lugar de utilizar motores para invertir la potencia -cosa que sería simplemente impensable para las minúsculas dimensiones de la nave, que según el proyecto original tendría el tamaño de una pastilla de jabón, lo que estos investigadores proponen es utilizar la propia radiación de Centauri para frenar la nave a su llegada. Eso, sumado a la gravedad que hubiera en el interior de ese sistema solar, sería suficiente para que la nave pudiera quedarse orbitando en sus alrededores.

Para entender cómo es posible que la radiación solar frene una nave interstelar, primero hay que saber que los primeros bocetos de todo este proyecto lo que proponen es enviar una nave cuya fuerza de propulsión se alimentaría de un enorme láser proyectado desde la Tierra. Dicha nave en miniatura estaría sujeta a una enorme placa del tamaño de varios estadios de fútbol, y tendría la capacidad de adaptar la posición de sus reflectores en función de si necesita acelerar o frenar.

Esa es, al menos, la propuesta que han tenido en mente los investigadores alemanes a la hora de realizar sus cálculos. La diferencia es que, en su proyecto, estos investigadores tienen en mente una nave cuya propulsión está alimentada por los fotones que desprende el Sol.

Para que todo esto se haga realidad todavía quedan muchas décadas, un tiempo precioso que los científicos están aprovechando para plantearse cuestiones que van más allá del propio desafío tecnológico de mandar una nave hasta galaxias lejanas. Por muy rápido que avance la tecnología, lo más probable es que los que estamos respirando ahora mismo sobre la Tierra no lleguemos a ver nunca los resultados de un viaje interstelar.

La NASA está buscando asteroides que podrían estar acompañando a la Tierra en el espacio

[Más información: Estudio completo de René Heller y Michael Hippke Vía: MPG.de]

Tags:

#espacio

Ver ahora: