United Airlines utilizará combustible fabricado con basura

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
United Airlines utilizará combustible fabricado con basura

United Airlines ha invertido 30 millones de dólares en Fulcrum Bioenergy, una empresa dedicada al desarrollo de biocombustibles que elabora carburante para aviones de bajo coste a partir de residuos sólidos y basura procedente de los centros urbanos, aceites animales no comestibles y desechos de las granjas. 

Con este movimiento, la aerolínea tiene el objetivo de apoyar el desarrollo de combustibles alternativos, así como investigar acerca de la viabilidad de carburantes alternativos más limpios y económicos que les permitan tanto reducir el elevado gasto en fuel como disminuir las emisiones de carbono.

"La inversión en combustibles alternativos no sólo es bueno para el medio ambiente" afirma Brett Hart, consejero general de United Airlines. "Es una decisión inteligente para nuestra compañía porque los biocombustibles tienen el potencial equilibrar la volatilidad del precio del petróleo y de las normativas del carbón".

Un avión comercial logra volar con aceite usado como combustible

Los elevados precios del combustible y las legislaciones internacionales cada vez más estrictas con las emisiones de carbono han llevado a las compañías aéreas a buscar otras fuentes de energía que les permitan ahorrar costes y evitar problemas con las emisiones.

Por estos motivos, en los últimos años se han puesto de moda los biocombustibles y las aerolíneas han probado fueles ecológicos elaborados a partir de todo tipo de elementos: aceite usado, hongos o algas, entre otros. Desde el año 2011, al menos 20 empresas han puesto a prueba este tipo de combustible en sus vuelos, según el grupo europeo Air Transport Action Group.  

En otros medios de transporte, como en el autobús, se ha utilizado carburante fabricado a base de excrementos y ha demostrado una gran eficiencia.

Fulcrum Bioenergy tiene previsto abrir la primera fábrica de su combustible elaborado a partir de basura y residuos sólidos en Nevada dentro de dos años, en el 2017, y su producción estimada supera los 680 mil litros anuales de carburante ecológico. Lo que no sabemos es si este tipo de combustible será lo sufientemente eficaz realizar un espectacular despegue vertical como el que pudimos ver hace tan sólo unos días de un Boeing 787-9:

[Fuente: Wonkblog, New York Times]