Skip to main content

¿Usar mascarilla es útil para evitar la contaminación?

mascarilla contaminación
-

04/05/2018 - 22:17

En las ciudades que tienen altos índices de polución estamos acostumbrados a ver a multitud de personas con la nariz y la boca tapadas con una mascarilla. Pero, ¿realmente es útil utilizarlas para no respirar el aire contaminado?

Para arrojar un poco de luz sobre este asunto, un equipo internacional de investigadores dirigido por el profesor John Cherrie de la Universidad Heriot-Watt (Edimburgo, Escocia) ha llevado a cabo un estudio con el objetivo de analizar las características de las mascarillas y determinar su papel a la hora de evitar que las personas inhalen aire cargado de partículas nocivas. 

La investigación se ha realizado en Beijing, una de las ciudades más contaminadas del planeta. Por una parte, el equipo analizó el estado del aire de la capital china, con la finalidad de averiguar el impacto que tiene para la salud de las personas respirarlo, y por otra estudió una selección de mascarillas que se comercializan en la ciudad.

En total, los científicos adquirieron nueve modelos diferentes de mascarillas con filtros de partículas en diversos establecimientos de Beijing. Todas ellas prometían proteger al usuario contra las partículas en suspensión conocidas como PM2.5, que con un grosor de menos de 2,5 micras se caracterizan por ser muy finas y se trata de uno de los principales indicadores de la contaminación urbana. Estas partículas provienen en gran medida de los vehículos diésel y tienen graves efectos sobre nuestra salud, puesto que pueden penetrar profundamente en los pulmones y el torrente sanguíneo.

Echa un vistazo al catálogo de mascarillas con filtro para la contaminación de Amazon España

El equipo probó la eficiencia de filtración de cada mascarilla extrayendo gases de escape de un vehículo diésel, conduciéndolos a través de una sección del material durante 30 minutos y midiendo en todo momento las concentraciones de partículas y de carbono negro en ambos lados. Además, también probaron las máscaras con diez voluntarios, que se expusieron a los gases de escape en el laboratorio mientras llevaban a cabo otras acciones, como hablar, caminar o sentarse. 

Los resultados mostraron que la penetración media de partículas y carbono osciló entre el 0,26 y el 29%, dependiendo del material utilizado para la mascarilla. "Pero cuando se trataba de los voluntarios, el promedio de fugas oscilaba entre el 3 y el 68%, mientras que durante las tareas sedentarias oscilaba entre el 7 y el 66% en los movimientos activos", afirma Cherrie. "Solo una de las máscaras tuvo una fuga promedio inferior al 10% en las prueba activas". 

Por este motivo, los investigadores recomiendan a los usuarios elegir con detenimiento y atención las mascarillas que van a utilizar para protegerse de la contaminación. Además, en siguientes estudios tienen previsto analizar si la proporción de partículas eliminadas por las máscaras es suficiente para ofrecer beneficios para la salud, y cuánto tiempo es necesario llevarlas puestas para disfrutar de estos beneficios.