Skip to main content

Uso de microperlas en cosméticos contamina los pescados que comemos

Microperlas en cosméticos estaría envenenando pescados
user

18/08/2016 - 03:37

Científicos han encontrado evidencia preocupante de que los peces se están volviendo tóxicos, ya que sus ambientes están siendo contaminados con miles de millones de microperlas, las partículas de plástico diminutas que comúnmente encontramos en exfoliantes de cara, gel de baño y otros cosméticos.

Varios gobiernos, incluidos los de EE.UU. y Australia, están en el proceso de eliminar gradualmente las microperlas, pero visto los nuevos hallazgos, los investigadores están presionando por una prohibición inmediata.

Se sabe desde hace un tiempo que las microperlas actúan como imanes diminutos para los contaminantes, capaces de concentrar estas sustancias hasta 1 millón de veces. Y eso es muy preocupante ya que 8 billones de estas pequeñas esferas de plástico están siendo vertidas en aguas de los EE.UU. solamente, todos los días.

Sin embargo, a pesar de que se ha sospechado durante mucho tiempo, este es el primer estudio que muestra que las toxinas acopladas a microperlas pueden contaminar los peces directamente, con un equipo de la Universidad RMIT en Australia encontrando que los peces pueden absorber hasta un 12,5% de la contaminación procedente de microperlas.

"Sabemos en general, que si alguien come un pescado, corre el riesgo de comer cualquier contaminante que pueda haber en los peces", dijo el investigador principal Bradley Clarke, en un comunicado. "Nuestro próximo paso es determinar las implicaciones de nuestros hallazgos para la salud pública, detallar la importancia de esta vía de exposición y la medición precisa de la cantidad de contaminación que podría estar entrando en la cadena alimenticia humana."

Las microperlas están en una gran cantidad de diferentes productos cosméticos, desde limpieza facial hasta pastas de dientes. Son esas bolas de plástico ultra-pequeñas que se sienten ásperas cuando las utilizamos.

Los coches de Google harán un mapa de la contaminación.

Dado que no se ingieren, la mayoría de las personas habían asumido estas pequeñas perlas de plástico eran inofensivas. Pero todo eso cambia cuando las microperlas son arrastradas desde nuestros fregaderos al océano, donde los peces no pueden evitar consumirlas porque son tan pequeños.

Estas microperlas luego terminan acumulándose en el estómago de los peces y, al igual que cualquier plástico, atraen y concentran los productos químicos tóxicos, incluyendo una clase de contaminantes llamada difenil éteres polibromados (PBDE), que son conocidos por causar problemas neurológicos, disminución de la función inmune e, incluso, problemas de fertilidad.

Para resolver esto, Clarke y su equipo alimentaron peces arcoiris del Murray River con microperlas que habían sido enriquecidas con PBDE, en niveles que imitan el entorno del mundo real. Luego probaron la cantidad de PBDE presente en el tejido de los peces después de 21 días, y se compararon con un grupo control que no habían ingerido microperlas.

Microperlas contaminantes

Los resultados mostraron que hasta un 12,5% de los PBDE en las microperlas había lixiviado en el tejido de los peces, que es un problema, porque eso es lo que terminamos comiendo.

Los investigadores todavía tienen que demostrar que estos contaminantes pueden liberarse dentro del sistema humano a partir de tejido de los pescados que comemos, y todavía tienen que replicar este resultado en más de una especie de peces.

Pero teniendo en cuenta los posibles problemas de salud que participan en la ingestión de productos químicos tales como PBDE, los investigadores dicen que no vale la pena el riesgo de mantener microperlas en los escaparates.

Básicamente, somos lo que comemos, y eso no es siempre una buena cosa cuando el pescado de aspecto saludable que teníamos para la cena está lleno de contaminantes.

Tags:

#ciencia, #salud

Ver ahora:

Te recomendamos