Skip to main content

El Valle de la Muerte ardió en julio con la temperatura más alta del planeta

El Bugatti Chiron se enfrenta al Valle de la Muerte

02/08/2018 - 12:42

En Estados Unidos hay muchos lugares emblemáticos que son obra de la naturaleza. Uno de ellos es el Valle de la Muerte, un sitio tan caluroso que podemos encontrar señales que avisan por riesgo de muerte si caminamos desprotegidos. El Sol abrasa esta olla natural que se forma en California, y en julio se marcó un nuevo récord de temperatura media.

Este año está siendo particularmente caluroso en varios puntos del planeta, pero lo que se ha registrado en el Valle de la Muerte marca un nuevo récord como la media de temperatura más alta al marcar los 42,3 grados centígrados. Sí, en España hace más calor en algunos puntos, pero debéis tener en cuenta que hablamos de temperatura media. Y no, en el Valle de la Muerte no valdrían de nada estos consejos para protegernos ante el calor.

Las máximas durante el día han estado rondando los 49 grados durante 21 días, con picos de 53 grados desde el 24 al 27 de julio. De noche, la situación no mejoraba, ya que las temperaturas mínimas en esta auténtica olla en el desierto de California rondaban los 38 grados. Y sí, debería ser una alarma, como la que se produjo hace unos meses en el Ártico.

En el pasado hubo picos más calurosos, como los 54 grados centígrados del 30 de julio de 2013, pero, como decimos, fue algo aislado y lo que se ha experimentado este año ha sido una constante durante varios días. Para que os hagáis una idea, en julio del 2013 ningún día, más allá del día 30, se alcanzaron los 54 grados y las mínimas que se registraron fueron de 21 grados.

Aunque el Valle de la Muerte haya batido el récord de la temperatura media más alta del planeta, no ha sido el único punto donde se ha sufrido un calor insoportable. Japón, Corea del Sur y Taiwán han experimentado la temperatura más alta registrada, en Argelia se registró la temperatura más alta del continente africano con 51,3 grados. En Europa, ubicaciones como Noruega también han tenido máximos. Y, de hecho, no pinta bien el futuro en nuestro continente.

Esto evidencia que, efectivamente, este año se están registrando temperaturas sostenidas que pulverizan los registros de años previos que considerábamos calurosos. 

Ver ahora: