Logo Computerhoy.com

El Valle de la Muerte en California ha alcanzado los 53 °C: récord de calor histórico en septiembre

Ciencia
Valle de la Muerte

El lugar más caluroso del planeta ha marcado un nuevo récord para el mes de septiembre.

Estamos en septiembre, y sigue haciendo calor, sobre todo en sitios como el Valle de la muerte, actualmente el lugar con las temperaturas cálidas más altas jamás registradas en nuestro planeta, y que ahora ha establecido un nuevo récord en concreto para el mes de septiembre.

Y es que Valle de la muerte situado en el este de California ha alcanzado su temperatura más alta en los últimos tiempos el pasado 1 de septiembre, cuando alcanzó los 53 °C esa semana, lo que lo convierte en la temperatura más alta registrada en el mes de septiembre en todo el planeta, según CBS News.

Cabe aclarar que la temperatura más alta de la Tierra quedó registrada en el Valle de la muerte el 10 de junio de 1913 con 56 °C, un mes de junio que es bastante más caluroso que, por ejemplo, un mes de septiembre.

El Valle de la Muerte en California ha alcanzado los 53 °C: récord de calor histórico en septiembre

cbsnews

Para comprender este nuevo récord, conviene aclarar que el Valle de la muerte está situado a 86 m bajo el nivel del mar, en un valle largo y angosto y amurallado por cadenas montañosas altas y empinadas. El sol calienta la superficie del desierto debido al aire limpio y seco y a la falta de vegetación.

Los mínimos nocturnos suelen caer a unos 30 °C como muy bajo, y así las noches de verano son realmente calurosas.

Cabe aclarar que las paredes montañosas del valle evitan que el aire caliente se eleve sobre ellas por lo que se enfría y se recicla de nuevo al suelo del valle. Así que la presión del aire a baja altura hace que se calienten aún más a medida que caen, produciéndose así temperaturas extremadamente altas en el valle debido a estas masas de aire.

Descubre más sobre autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Computerhoy.

Etiquetas: Medio Ambiente

Hoy destacamos

Y además