Las Vegas implementa farolas inteligentes alimentadas por nuestros pasos

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
Lámparas alimentadas por energía cinética

La ciudad de Las Vegas es famosa por sus luces, días de sol brillante y abundante tráfico peatonal.

Y esto es justamente lo que la convierte en el lugar perfecto para la puesta en marcha de un programa piloto de tecnología limpia de EnGoPlanet, que utiliza farolas LED alimentadas por paneles fotovoltaicos y la energía cinética de los pasos de las personas.

Complementada con una batería, la instalación no sólo ilumina el Boulder Plaza en el centro de Las Vegas, sino que también potencia cámaras de seguridad, hotspots de Wifi y estaciones de carga portátiles.

El sistema utiliza un panel fotovoltaico curvado para cargar una batería que alimenta las farolas de LED más eficientes por las noches. También está equipado con estaciones de carga y hotspots de Wifi.

Para cargar las baterías por la noche o cuando está nublado, hay almohadillas cinéticas instaladas en las pasarelas peatonales que se alimentan por los pasos de las personas.

Estación de carga

Las mismas están conectadas a tres micro-generadores que producen de 4 a 8 vatios por paso, dependiendo de la presión.

Las unidades son completamente independientes y no están conectadas a la red, de acuerdo con un comunicado de prensa anterior.

Los trabajadores municipales pueden monitorear la instalación para verificar los niveles de energía y de las batería y cambiar el color de las luces LED para eventos especiales.

Este panel solar flexible recicla la luz del sol y la artificial.

Incluso tiene sensores que pueden hacer monitoreo de la calidad ambiental y del aire y "análisis inteligentes", que imaginamos es algún tipo de monitoreo del tráfico peatonal que puede ser utilizado tanto por los estadísticos o anunciantes de la ciudad.

El CEO de EnGoPlanet, Petar Mirovic, dijo al Las Vegas Review Journal que la instalación de Las Vegas es sólo el comienzo y espera ver proyectos más grandes en el Sunset Strip de Los Ángeles o en ciudades como Nueva York.

"Creemos que esto puede ser una buena sustitución o alternativa a las farolas tradicionales", dice.

La empresa señala que las farolas generan 100 millones de toneladas métricas de CO2 al año, lo que representa una caída minúscula en comparación con los casi 10.000 millones de toneladas producidas en todo el mundo.

Sin embargo, vamos a necesitar reducir donde podamos, y con urgencia, por lo que es un buen lugar dónde comenzar.