Vender 85.000 euros en libros a una anciana ciega no es delito

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
vender libros a anciana ciega no es delito

Hay noticias que nos sorprenden más y otras que nos sorprenden menos. Sin lugar a dudas ésta se engloba en el primer apartado. La Audiencia Provincial de Madrid ha admitido que la empresa Galería Códice vendió una serie de productos innecesarios por valor de 85.000 euros a una anciana ciega de 87 años que sufría deterioro cognitivo, pero que esto no es delito.

Entre los artículos se encuentran colecciones de libros, cuberterías, vitrocerámicas, una sauna, una bañera hidromasaje y una columna de masaje vertical, entre otros productos. El tribunal no cree que esto sea un delito y justifica que estas ventas masivas sólo responden a una "política comercial agresiva y poco ética" por parte de Galería Códice. 

"Únicamente colocaban sus productos, sin preocuparse por las necesidades y condiciones de las personas", señala la sentencia. Esa es la razón principal por la que considera que no existe delito en vender a una anciana ciega con deterioro cognitivo productos innecesarios por valor de 85.000 euros.

Móviles para abuelos: escoger un teléfono para los mayores

Sin embargo, en la sentencia reconocen que sorprende que consiguieran que la mujer comprara libros infantiles, minibikes, dos sillones relax y hasta tres placas de cocina. "El vendedor tuvo que percatarse de que eran innecesarios", reconocen los tres magistrados que componen la Sección Sexta de la Audiencia Nacional de Madrid.

Según la sentencia, el comportamiento de los vendedores responde a una política ventas, por lo que no pretendían engañar. Sin embargo, está claro de que se aprovecharon de la vulnerabilidad de Flavia.

La anciana ciega a la que vendieron libros por valor de 85.000 euros vive en una residencia ajena al proceso judicial. No ha comparecido por esta impedida mentalmente. El forense aseguró que la mujer tenía un "problema de memoria" pero que éste "no afectaba a la capacidad de comprender lo que los vendedores le ofrecían".

La sucursal del BBVA donde se alojaba la cuenta de la anciana sólo advirtió a la familia de la situación cuando llegó el último cheque y no había fondos para cubrirlo. El abogado de la acusación particular señala que no le extrañaría que hubieran hecho lo mismo con otros ancianos.

[Fuente:El Confidencial]