Skip to main content

3 desventajas de los coches híbridos que quizás no te habías planteado

coches híbridos

10/07/2018 - 08:48

Hablar de los coches híbridos como el futuro de la automoción es algo que ya no tiene sentido, las mecánicas híbridas son cosa del presente, la gran mayoría de fabricantes tiene al menos una opción en su gama y muchos de los compradores que acuden a hacerse con un nuevo vehículo sopesan hacerse con uno de ellos.

Aunque solucionan parte de los problemas actuales del sector actual, no es oro todo lo que reluce y es que a pesar de sus ventajas, todavía presentan algunos inconvenientes.

Estas son tres ventajas y tres inconvenientes de los coches híbridos.

Ventajas

- Ahorro de combustible

La presencia de un motor eléctrico libera de gran parte de su carga al bloque de combustión lo que reduce el gasto de gasolina (o diésel, en los escasos casos que se utiliza). El eléctrico se encarga de arrancar el sistema desde parado, aporta la mayor parte de la fuerza en la aceleración, pueden mantener el sistema funcionando por su cuenta a velocidades de crucero… En resumen, exige menos esfuerzo al motor de combustión y, por ende, este gasta menos combustible.

- Acceso a los centros urbanos y ventajas fiscales

Este aspecto quizá no importara hace unos años, pero dada la situación actual, se antoja capital. Los centros de las grandes ciudades han anunciado y están implementando importantes medidas restrictivas de acceso que tiene como objetivo que solo puedan circular los coches más limpios (aunque en muchos casos el fin último es eliminar todo el tráfico).

En nuestro país el sistema de etiquetas dictamina quien puede y quien no acceder según la fase del protocolo anticontaminación que esté activada, y los híbridos tienen calificación ECO, que les permite pasar así como obtener descuentos en peajes, aparcamiento, etc.

Los nuevos coches híbridos que llegarán en 2018

- Más limpios

El principal ‘pro’ de estos vehículos: emiten unas emisiones considerablemente más bajas que las de modelos de combustión equivalentes, consiguiendo cifras de entorno a los 70 u 80 g/km de CO2.

Inconvenientes

- Siguen contaminando

Y es que aunque sean más limpios, no lo son del todo. Una vez el motor eléctrico deja de actuar el de combustión se encarga de mover el coche, con las consiguientes emisiones. Quien quiera un híbrido por su vocación eco-friendly quizá debería plantearse hacerse con PHEV, que tiene un número (normalmente entre 30 y 50) de kilómetros de cero emisiones, o con un 100% eléctrico aunque su autonomía no sea tan grande.

- Más caros

Igual que ocurría en la comparativa diésel/gasolina, ahora pasa en el híbrido/combustión: ahorran combustible, lo que alarga la cadencia de paso por las gasolineras, pero a un coste de entrada bastante mayor. A versiones equivalentes el híbrido suele ser entre 3.000 y 5.000 euros más caro que un diésel o gasolina, cantidad más que suficiente como pararse a echar cálculos para ver en qué punto su adquisición se habrá compensado.

Por norma general tiene sentido adquirir uno si se van a recorrer muchas decenas de miles de kilómetros.

Plan VEA, nuevas ayudas para comprar un coche eléctrico

- Solo para ciertos ámbitos

Con esto no queremos decir que un coche híbrido no se pueda utilizar en ciertos lugares, pero sí es cierto que por sus características donde más provecho se les saca es en entornos urbanos. Con las constantes paradas el sistema de arranque eléctrico ahorra combustible y los sistemas de frenada regenerativa recuperan energía, pero en circulación extraurbana o en autopistas este plus de eficiencia se pierde, actuando casi como un vehículo de combustión tradicional. En esos casos el desembolso extra que supone su compra no está justificado.

Ver ahora: