Skip to main content

9 coches que es mejor no conducir con lluvia

Conducir con lluvia

Rebeca Álvarez

04/01/2021 - 19:35

Un automóvil debe ser un refugio, no un remojo garantizado, y es mejor no conducir estos vehículos cuando llueve.

Conducir bajo la lluvia puede ser una experiencia gratificante o una auténtica pesadilla si conduces alguno de los coches de esta lista. Por alguna extraña razón, a menudo que caiga agua del cielo es sinónimo de grandes atascos... pero podría ser mucho peor: podría pillarte un atasco a bordo de alguno de nuestros protagonistas sobre ruedas.

Lo bueno es que determinados deportivos te permitirían llegar a tu casa a velocidad supersónica después de notar en tu cabeza la primera gota... aunque con otros tendrías que sudar "la gota gorda" para huir a tiempo del chaparrón. 

Desde luego, se nos ocurren mejores opciones con las que disfrutar de la conducción sobre mojado... 

Lamborghini Veneno Roadster

Lamborghini Veneno Roadster

Es difícil de entender cómo puedes pagar más de 3 millones de euros y que el techo tan siquiera sea una opción. Pero no hay que preocuparse: con el motor V12 de 6.5 litros del Veneno que alcanza los 100 km/h en 2,2 segundos y una velocidad máxima de 354 km/h, puedes huir de casi cualquier fenómeno meteorológico.

Ariel Atom

Ariel Atom

El peso de 612 kg del Atom es impresionante entre los coches modernos, pero se consigue a expensas de elementos esenciales como puertas, ventanas y carrocería. Todo resulta emocionante, pero bajo la lluvia es como estar de pie en el jardín mientras alguien te riega.

Morgan 3-Wheeler

Morgan 3-Wheeler

Con este roadster lleno de nostalgia puedes sentirte como si fuera 1939. Mitad motocicleta, mitad Spitfire… lleva su desgarradora experiencia de conducción de baja fidelidad como una insignia de honor. Las gafas Biggles y la gorra de vuelo de cuero son obligatorias. Al igual que la ropa interior extra cálida. 

Renault Sport Spider

Renault Sport Spider

Si vas a conducir un coche con un motor de Megane Coupé de mediados de los 90, mucho mejor que sea este y no un Megane Coupé. Durante los tres años de producción se vendieron 1.800 unidades del Sport Spider y pasó un año a la venta antes de que un parabrisas estuviera disponible como opción.

Fiat 500 Spiaggina

Fiat 500 Spiaggina

Este es exactamente el tipo de coche que necesitas si vives en la Costa Azul, donde hay sol garantizado o te devuelven el dinero del impuesto sobre la renta. Esta Spiaggina fue un guiño a una versión de 1958 del Fiat 500, aunque un poco más elegante. El modelo original ni siquiera tenía puertas, solo pequeños trozos de cuerda, pero esta versión de 2018 tiene suelo de corcho y una ducha para enjuagarte después de un chapuzón.

McLaren Elva

McLaren Elva

El McLaren Elva fue presentado por McLaren como un tributo a los coches de carreras descapotables de los años sesenta que disfrutaba el fundador Bruce McLaren, pero en realidad es un homenaje a 249 personas de alto patrimonio neto en todo el mundo que pagarán 1,5 millones de euros. Se suponía que iban a ser 399 unidades, pero luego todos comenzaron a hacer roadsters de un millón de euros. 

Aston Martin V12 Speedster

Aston Martin V12 Speedster

Un V12 biturbo de 5.2 litros con 710 CV y 752 Nm de par puede sonar impresionante, pero lo más genial es la cabina dividida al estilo Batmóvil. Eso sí, lo más impresionante es el precio de 847.367 euros, que realmente es una ganga absoluta entre algunos de los coches rarificados de nuestra lista.

Norster 600R

Norster 600

Quizá no es que no quieras salir bajo la lluvia con este coche, sino que no te vean en él. Finlandia no es precisamente conocida por sus coches deportivos; el Norster salió a la venta en 2010 como una antítesis de todo lo que figura en esta lista, con un aspecto lindo y un motor de 580 cc. Técnicamente es un quad (no preguntes) y tiene una velocidad máxima que está restringida a poco menos de 96 km/h. 

Mercedes-Benz SLR Stirling Moss

Mercedes SLR Stirling Moss

Este Mercedes de 2009 era una edición especial destinada a rendir homenaje a Stirling Moss, de ahí la falta de techo en honor a su victoria de 1955 en la Mille Miglia con el 300 SLR. El motor era una bestia de 660 CV y alcanzaba una velocidad máxima de 350 km/h. Gafas imprescindibles. En serio, ¿a alguien le importaría llegar calado hasta los huesos a cambio de conducir esta maravilla?

Este artículo fue publicado en Top Gear por Rebeca Álvarez.

Y además