Skip to main content

Algunos policías locales de Bilbao no caben en su nuevos coches patrulla Mercedes

Policía de Bilbao

Ayuntamiento de Bilbao

28/08/2018 - 20:55

Esto solo podía pasar en Bilbao, y da para algunos chistes vascos. Unos setenta agentes de la Policía Municipal de Bilbao no pueden usar los nuevos coches patrulla Mercedes Clase B Sport Tourer adquiridos por el Ayuntamiento de Bilbao porque, literalmente... no caben dentro.

En concreto, los agentes que miden más de un metro y ochenta centímetros no pueden sentarse cómodamente en el interior de 35 vehículos Mercedes Clase B Sport Tourer recién integrados en la flota de la Policía Municipal de Bilbao.

El problema no es del coche en sí y, por supuesto, tampoco de los fornidos y altos agentes de la policía local de Bilbao. El fallo parece estar en la mampara de protección que se coloca para separar a los agentes de los detenidos, y que reduce el espacio de los asientos delanteros, impidiendo que los polícias que miden más de un metro ochenta puedan utilizar el vehículo.

Policía de Bilbao

Ayuntamiento de Bilbao

Estos 35 Mercedes Clase B Sport Tourer han supuesto un coste de cerca de 1,7 millones de euros, que se han adquirido en la modalidad de renting, un alquiler que durará cuatro años. La operación ya causó polémica en su momento porque al parecer ofertas de Renault y otras marcas pusieron sobre la mesa un presupuesto más barato, pero el Ayuntamiento de Bilbao optó por los Mercedes.

16 de estos vehículos tienen la mampara de protección que impide que 70 agentes de la Policía Municipal de Bilbao de más de un metro ochenta, quepan dentro.

Los agentes han presentando una queja al Sindicato Vasco de Policía y Emergencias (SVPE). La Inspección de Trabajo vasca ha dado un plazo de tres meses al Ayuntamiento de Bilbao para que modifiquen los coches patrulla, con el objetivo de que no supongan un riesgo para la salud y seguridad de los trabajadores.

¿Por qué las motos de la Guardia Civil de Tráfico no cumplen la ley?

Pero no hay una forma sencilla de solucionar el problema, ya que la mampara de protección necesita un espacio fijo, y ni la mampara se puede reducir, ni el coche estirar...

El Ayuntamiento se está planteando comprar los viejos vehículos retirados (que también los usaban bajo la modalidad de renting) para que los utilicen sus agentes más fornidos y espigados.