Skip to main content

Bloodhound LSR, el coche más rápido del mundo, quiere alcanzar los 1.600 Km por hora

Bloodhound LSR

Bloodhound LSR

31/03/2019 - 08:15

El Bloodhound, el coche más rápido del mundo, ha vuelto del ostracismo. Este proyecto británico para batir el récord del mundo de velocidad en tierra finalizó bruscamente, el pasado mes de diciembre. Tras ser rescatado por el empresario Ian Warhurst, el nuevo Bloodhound LSR se dispone a hacer lo que nadie ha conseguido hasta ahora: alcanzar las 1.000 millas por hora (1.609 Km/h) sobre tierra.

Bloodhound se estrenó el 2008, y durante una década intentó batir el récord del mundo de velocidad terrestre, sin conseguirlo. El actual récord está en manos del piloto británico Andy Green, que en 1997 estableció el récord en 763 millas por hora (1.227 Km/h), pilotando un Thrust SSC, del equipo británico de Richard Noble, el anterior poseedor del récord.

Durante 10 años el Bloodhound intentó batir el récord, sin conseguirlo. Aunque estamos hablando de vehículos terrestres en realidad estos prototipos son, literalmente, un cohete con ruedas. Montan un motor Rolls-Royce EJ200 con una potencia equivalente a 360 coches familiares:

Bloodhound LSR

Bloodhound LSR

Tras una década de constantes mejoras, pero sin acercarse al récord, el proyecto Bloodhound se quedó sin presupuesto, y se declaró en quiebra. 

Pero no han tenido que esperar mucho para volver a la pista. El empresario Ian Warhurst ha comprado el equipo y ha iniciado de nuevo el desarrollo, en unas nuevas instalaciones situadas en SGS Berkeley Green University Technical College, en Gloucestershire (Reino Unido).

El nuevo vehículo ha sido presentado esta misma semana (puedes verlo en las fotos que acompañan a la noticia) y ahora se llama Bloodhound LSR.

El coche más rápido del mundo, diseñado desde cero aunque con la experiencia acumulada del anterior Bloodhound, será pilotado por Andy Green, que como hemos mencionado es el poseedor del actual récord del mundo de velocidad.

Aún queda mucho trabajo por delante: en las pruebas que han realizado hasta ahora, solo han alcanzado los 337 Km/h, muy lejos de los 1.600 Km/h que pretenden superar. Pero apenas llevan unas semanas de trabajo. Es un récord que exige paciencia, si no se quieren poner en peligro vidas humanas.

La próxima prueba será en Sudáfrica, y allí equiparán las ruedas de alta velocidad que les permitirán alcanzar una velocidad de 643 Km/h. Son cifras más acordes con lo que se espera de un vehículo propulsado por un motor de avión.

Veremos si el Bloodhound LSR tiene más suerte que su predecesor, y consigue alcanzar la mítica barrera de las 1000 millas por hora.