Skip to main content

Las carreteras del futuro podrán cargar los coches eléctricos

Imagen de una carretera llena de coches

18/01/2022 - 16:13

Este es el gran reto de la movilidad del mañana, por eso hay cientos de equipos en todo el mundo intentado que la energía fluya por las carreteras y estas, a su vez, puedan cargar en marcha los vehículos eléctricos. Pero ¿es posible?

Mucho hemos hablado aquí de las carreteras que cargan las baterías de los coches, ya que si bien tenemos por delante muchos retos que sortear para crear un mundo sostenible, este es uno de los principales porque solucionaría el problema de la movilidad limpia.

En este sentido, hay cientos de equipos en todo el mundo que se están dejando la piel por conseguirlo. Ya sea con grandes inversiones en infraestructura nueva, o con pequeños añadidos que lo convierten en una opción rentable para casi cualquier país.

Desde que el IoT se puso de moda en la década anterior, los investigadores han estado trabajando en el uso de la piezoelectricidad para generar energía a partir de los vehículos y proporcionar un suplemento o reemplazo a la carga de los vehículos eléctricos.

Pero ¿por qué necesitamos carreteras que cosechen energía? Las carreteras que cosechan energía y la utilizan para cargar los vehículos reducen la dependencia a las baterías de los vehículos eléctricos, especialmente en los vehículos grandes, como camiones y autobuses.

Esto es clave ahora mismo, cuando cada vez es más caro y más difícil crear grandes baterías debido a que el litio escasea y las tierras raras son cada vez más raras.

Las carreteras que cargan también reducirían el tiempo de recarga de los vehículos, disminuyendo la ansiedad por la autonomía que tienen los conductores actualmente y reducirían la necesidad de construir infraestructuras como estaciones de carga, explican los expertos.

Ahora mismo el problema del eléctrico es su carga, en forma de baterías, y su autonomía. Y ambos se solucionarían con esta solución de carreteras eléctricas capaces de cargar vehículos. Aún queda mucho por investigar y por perfeccionar, pero puede ser la revolución de la próxima década.

Y además