Skip to main content

En caso de accidente inevitable, ¿a quién debe salvar un coche autónomo?

Coche autónomo
Chombosan/Getty Images

26/10/2018 - 16:53

Un equipo de científicos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT por sus siglas en inglés) ha llevado a cabo una investigación internacional con el objetivo de analizar las preferencias de la población global con respecto a la ética de los coches autónomos. Gracias a este estudio, los investigadores han podido observar a qué personas prefieren los usuarios que salve un vehículo autónomo en caso de accidente inevitable. 

El equipo ha llevado a cabo la encuesta a través de un sitio web llamado Moral Machine, y no se trata de un proyecto nuevo: ya os hablamos de él en el año 2016, cuando solo habían trascendido los resultados de usuarios estadounidenses. Desde entonces, la encuesta ha estado activa, y a día de hoy han participado más de 2 millones de personas de más de 200 países de todo el mundo. 

"El estudio básicamente trata de entender los tipos de decisiones morales a las que los coches autónomos podrían tener que recurrir", explica Edmond Awad, autor principal del nuevo documento que describe los resultados del proyecto. 

La encuesta nos muestra una serie de situaciones a las que se enfrenta un vehículo autónomo. El usuario tiene que elegir quién debería morir en caso de que se produzca un accidente inevitable: las personas que viajan en el coche o los peatones. En cada escenario va variando el número de pasajeros y de peatones, así como su edad y su profesión.

Por tanto, debes elegir si es mejor que fallezcan ancianos, niños, médicos, ejecutivos, atletas, ladrones, adultos o personas con sobrepeso hombres o mujeres, así como animales, teniendo en cuenta además si han cometido alguna infracción de tráfico, como cruzar un semáforo en rojo.

moral machine

A la hora de analizar las respuestas, el equipo primero dividió a los participantes en subgrupos definidos por la edad, la educación, el género, los ingresos y las opiniones políticas y religiosas, constatando que no se encuentran diferencias morales en función a estos datos demográficos.

En cambio, al clasificar a los participantes por afiliaciones culturales y geográficas sí que han encontrado factores diferenciadores. Los participantes fueron divididos en tres grupos de países: occidentales, orientales y del sur. Por ejemplo, las personas de los países del sur mostraron una tendencia a salvar a las personas jóvenes frente a los ancianos, algo que chocaba con las respuestas de la población oriental.

Si un coche autónomo mata a alguien, ¿quién va a la cárcel?

"La cuestión es si estas diferencias en las preferencias importarán en términos de la adopción de la nueva tecnología por parte de la gente cuando los vehículos empleen una regla específica", indica Awad. "Lo que hemos tratado de hacer en este proyecto, y lo que espero que se convierta en algo habitual, es fomentar la participación pública en este tipo de decisiones".

Ahora que la tecnología de los coches autónomos avanza deprisa y que se aproxima el momento en el que sean habituales en nuestras carreteras, el debate sobre estos dilemas morales se convierte en algo cada vez más necesario. ¿Tú qué opinas?

Y además