Logo Computerhoy.com

Ponerle ojos a un coche autónomo reduce los atropellos en un 64% (vídeo)

Motor

Los coches autónomos evitan a los peatones, pero no son infalibles, ni detectan todas las imprudencias de los traseúntes. Aunque existe una sorprendente solución.

La Universidad de Tokio ha conseguido reducir los atropellos por coches autónomos a menos de la mitad, haciendo algo sorprendente: poniéndoles ojos. ¿Loscoches autónomos con ojosson el futuro?

La conducción autónoma va a suponer un gran cambio en el transporte... y en la forma en la que nos relacionamos con los coches.

Un coche autónomo es un coche eléctrico dotado de inteligencia artificial, que no tiene conductor. Emplea complejos algoritmos basados en IA para esquivar obstáculos, y predecir cómo se mueven los peatones, y otros vehículos.

El coche autónomo con ojos es más visible

En numerosas pruebas se han mostrado más seguros que los conductores humanos, pero no son infalibles. Un fallo en el algoritmo de detección podría terminar en un atropello. O, en otro supuesto, una imprudencia del peatón, ante la cual la inteligencia artificial no sabe reaccionar, también.

El problema es que, cuando circula hacia él, el peatón no sabe qué está viendo el coche autónomo. No sabe si lo ha detectado o si por cualquier fallo no lo ha visto, o no ha visto el semáforo, y se lo salta mientras está cruzando. En otras ocasiones es el propio peatón en el que, por una imprudencia, cruza la calle sin mirar, o no ve al coche.

La Universidad de Tokio está estudiando la forma de reducir los accidentes con los coches autónomos, y ha encontrado una sorpredente solución: coches autónomos con ojos. Puedes verlo en funcionamiento en el vídeo de apertura de la noticia.

¿Quién tiene la culpa en un accidente de coche autónomo? En el Reino Unido ya han dictado sentencia

Los investigadores se han dado cuenta de que los ojos ejercen un gran poder de atracción en las personas. Cuando tenemos la sensación de que alguien nos mira, nos ponemos en alerta de forma inconsciente. Y eso puede ayudar a reducir los atropellos.

Colocaron unos ojos a un carrito de golf con las ventanas tapadas, para que no se vea al conductor, simulando un coche autónomo. Y le pusieron unos ojos.

La idea es que los ojos estén coordinados con la visión del coche autónomo, guiada por la inteligencia artificial. En el modelo final los ojos mirarán a la zona en la que detecten peatones. De esta forma, si el coche no te mira, el peatón intuye que no le ha visto, y no cruzará la calle.

Juntando estas dos circunstancias, los ojos que llaman la atención, y el hecho de que sepas si el coche te ha visto o no, hace que los peatones estén más alerta, y se reducen los accidentes.

Híbrido enchufable

El equipo puso a prueba a 9 hombres y 9 mujeres, tanto con coches sin ojos como con ojos, en situaciones en las que una vez miraban hacia un lado y otras hacia otro, usando realidad virtual para no poner a nadie en peligro. Con el coche autónomo con ojos los atropellos se redujeron en un 64%. Es una cifra demasiado importante como para dejarlo en simple anécdota.

Quizá un coche autónomo con ojos queda un poco ridículo, pero es algo que no hay que descartar, si de verdad se reducen los atropellos en un 64%. Cuando se trata de salvar vidas, no es para tomárselo a broma... Puedes consultar la investigación completa en esta página web

Descubre más sobre autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Computerhoy.

Hoy destacamos

Y además