Skip to main content

El coche fabricado de madera es una realidad: reciclable y más resistente que el acero

Coche celulosa

01/11/2019 - 09:08

Los desafíos a los que nos enfrentamos con la crisis climática obligan a buscar alternativas que en ocasiones pueden parecer radicales o sorprendentes. En el sector del automóvil es donde más se están viviendo los avances con nuevas fórmulas más ecológicas, pero no solo en el cambio de los motores impulsados por combustibles fósiles hacia otras posibilidades. Tal y como se puede ver, los cambios también afectan al concepto de vehículo en sí mismo.

Si hace poco vimos cómo algunas empresas querían cambiar el plástico de las botellas por papel, ahora nos llega desde Japón un vehículo fabricado con nanofibra de celulosa. Un elemento que es mucho más ligero que el acero y, a pesar de lo que se pueda pensar, también más resistente.

Este vehículo llega desde la Universidad de Kioto, un centro que cuenta con el apoyo de organismos públicos y grandes fabricantes de vehículos, como Toyota. Y a pesar de su aspecto moroso en el interior, ha superado todas las pruebas de viabilidad y resistencia. Por ahora, su nombre oficial es NCV (Nanocellulose Vehicle).

Xiaomi suv pentium 77

El coche de Xiaomi ya está a la venta

¿Qué no vende Xiaomi? Esa pregunta se pueden hacer muchos tras tantas noticias sobre gadgets, productos para el hogar y, ahora, coches que saca a la venta esta empresa. SUV Pentium T77 es el vehículo de Xiaomi que sale al mercado por un precio más que competitivo: desde 11.000 euros.

La nanofibra de celulosa es un material que proviene de la corteza de los árboles, lo que ha permitido promocionarlo como “coche natural fabricado de árboles”. Y se está buscando que todos los elementos que se utilicen en su fabricación sean lo más naturales posible. Algo especialmente problemático en el motor o el aire acondicionado.

Además de las ventajas que tiene su fabricación para el medio ambiente en comparación con los vehículos normales, su menor peso provoca que el consumo de energía se reduzca de forma drástica. Como es de esperar, también es un vehículo con una mayoría de elementos reciclables.

Coche celulosa

Con la mirada puesta en el medio ambiente también surge el problema de que no es un material que pueda extraerse en masa para fabricar todos los vehículos que se venden, ya que podría impulsar la desforestación, pero seguramente de este prototipo se pueden extraer mejoras que cambien algunas partes de los vehículos actuales.

En la universidad llevan 10 años trabajando en el Nanocellulose Vehicle y no se descarta que parte de sus innovaciones acaben por llegar pronto a alguna de las marcas de coches involucradas en el proyecto. En Japón están muy concienciados con el cambio climático e invierten esfuerzo y tecnología en reducirlo en lo posible, aunque para ello tengan que cambiar su perspectiva hacia posibilidades inesperadas, como este mismo coche.

Ver ahora: