Skip to main content

Mito o realidad: ¿Los coches negros son peores para el verano?

Brabus 800 Mercedes-AMG GLE Coupe

Carscoops

16/09/2019 - 18:48 | Actualizado 27/07/2021 - 10:25

A la hora de elegir el color del coche, muchas personas se dejan guiar únicamente por sus gustos. Pero si vives en una zona muy calurosa, o muy fría, te conviene contemplar otros aspectos.

La creencia popular dice que los coches negros se calientan más al sol que los blancos. Pero, ¿qué hay de verdad en ello? Un sensor de calor nos ofrece la respuesta definitiva.

La ciencia nos dice que el color negro absorbe el calor y el blanco lo repele, por eso los edificios en los lugares cálidos se pintan de blanco, y en verano se suele llevar prendas claras.

¿Ocurre lo mismo con los coches? Desde Auto Bild nos pasan un vídeo del canal MikesCarInfo de YouTube, en donde han usado un sensor de calor para medir la temperatura en dos vehículos idénticos, salvo que uno es negro y otro blanco, aparcados al sol durante todo el día:

Tal como se ve en el vídeo, por regla general el coche negro acumula más calor que el coche blanco, tanto en el interior como en el exterior. En algunos casos la diferencia alcanza los 20 grados centígrados. Pero hay que matizar algunas cosas.

Primero, la explicación científica. La luz del sol está compuesta por fotones de energía con diferentes longitudes de onda, que se corresponden con los colores primarios. Si nuestros ojos ven una manzana de color rojo, es porque la manzana absorbe todos los fotones de luz (energía) menos los rojos.

Según este principio, un objeto de color blanco repele la mayoría de los fotones (su mezcla la vemos de color blanco), mientras que el color negro absorbe todos los fotones, por eso lo vemos negro (sin luz).

Como absorbe más luz acumula más calor, por eso un coche de color negro absorbe más calor que otro de color blanco, y por tanto está más caliente.

En el caso de un vehículo no solo hay que tener en cuenta la pintura, sino también el color de la tapicería: si es blanca repelerá el calor y si es negra y le da el sol directamente, lo acumulará.

Además hay que tener en cuenta que el metal del coche disipa el calor muy rápido. En el vídeo vemos que en un minuto sin sol, la temperatura exterior del coche blanco y negro se iguala. Pero en el interior el calor tarda más en disiparse, especialmente con las ventanillas cerradas.

Como conclusión podemos decir que, efectivamente, si vives en una zona muy calurosa es mejor un coche blanco con la tapicería de color claro. Del mismo modo, en zonas frías los coches negros pueden acumular más calor cuando reciban un poco de sol.

Etiquetas:

#Motor

Y además