Skip to main content

Así es como Hyundai pretende sortear la escasez de semiconductores para fabricar coches

Hyundai Tucson PHEV

15/10/2021 - 13:28

La pandemia ha hecho mella en la producción de chips y esto está afectando a todos los sectores por igual, desde consolas a coches, pero en Hyundai tienen la solución para que esto no les vuelva a pasar.

Si has ido a comprarte una PS5 y has visto que no hay, ni siquiera lista de espera donde apuntarte, te habrá sorprendido de igual manera el ir a un concesionario y que te digan lo mismo.

En mi caso, que fui el lunes pasado, en el concesionario me dijeron que la espera iba de 6 a 8 meses, comprándolo ya. ¿El motivo? La falta de semiconductores.

Con coches cada vez más avanzados y con más tecnología, estos precisan obligatoriamente de chips, de procesadores, de SoC... Y todo esto se fabrica a miles de kilómetros de aquí y son tres las empresas que se reparten el pastel.

Hyundai Tucson PHEV

Y esto último es lo que empresas como Hyundai quieren solucionar, ya que su última idea es comenzar a producir ellos mismos los chips necesarios para fabricar los coches, para así dejar de depender de terceros en su negocio.

Esto se ha dado conocer esta semana gracias a las declaraciones de José Muñoz, director global de Operaciones en Hyundai, el cual ha asegurado que necesitarán tiempo y dinero para ello, pero que ya están trabajando en dicha dirección.

Curiosamente, Hyundai es de las compañía automovilísticas que más ha crecido durante la pandemia, y esto ha sido porque tiene buenos contactos dentro de la industria tecnológica, siendo Samsung uno de sus socios mejor posicionados y que, por suerte, fabrican chips.

Samsung anuncia que pronto comenzará a fabricar procesadores de 5 nanómetros

Toda la industria está en una misma situación: a medio gas. Y es que los avances tecnológicos se han convertido en un arma de doble filo. Hacen que todo sea más inteligente y mejor, pero a la vez lo convierte en dependiente de piezas muy delicadas, tanto de reparar como de producir.

Con qué cara nos mirarían nuestros abuelos si les dijéramos que no podemos comprarnos un coche porque no se fabrican suficientes procesadores informáticos en Taiwán. Creerían que estamos locos.

Y además