Skip to main content

Consumer Car, el coche imposible

Consumer Car

J.Ruiter Studio / Baas Creative

31/08/2020 - 21:51

Quizá es porque no está a la venta, o a lo mejor porque va en contra de todo lo establecido. Pero éste es uno de esos coches que a cualquiera le gustaría conducir...

El vehículo conceptual Consumer car, el coche imposible, nos plantea muchas preguntas, todas ellas interesantes. Y eso dice mucho de su creador, el diseñador Joey Ruiter de J.Ruiter Studio, con ayuda de Baas Creative.

Cuando Joey Ruiter decidió diseñar un coche, se propuso desprenderlo de cualquier cosa que distrajera del placer de conducir. Y descubrió que todo en un coche está diseñado para distanciarte de la conducción.

El resultado es Consumer Car, imposible de relacionar con una marca, o un época. Un coche imposible que no debería existir. Pero existe, y puedes verlo surcando la carretera en este vídeo:

Consumer Car nos hace plantearnos qué es lo que buscamos cuando compramos un coche. Cada vehículo tiene un determinado diseño asociado a una marca, con una serie de detalles decorativos, funciones y características que realmente no aportan nada a la conducción en sí.

Los coches están tan esclavizados a un fabricante, y a unas tendencias de diseño, que cualquier que sepa un poco del tema puede saber a qué marca pertenece un coche, o en qué década se fabricó, con solo echarle un vistazo.

Consumer Car ha sido diseñado para eliminar cualquier concepto extraño a la propia conducción. No es aerodinámico, parece un caja cuadrada llena de aristas sobre ruedas. No tiene puertas, y para entrar hay que impulsarse en una especie de escalón que tiene en el lateral.

Tampoco posee salpicadero: ni indicadores, ni luces, ni avisos. Y el parachoches frontal es un espejo reflector con unas enormes luces LED.

Tan solo un volante, los pedales... y a correr.

Un concepto único que cuestiona 150 años de evolución del automóvil. Especialmente ahora, en donde los coches se han convertido en complejos ordenadores dotado de inteligencia articial. ¿Es una ayuda a la conducción, o nos aleja de ella?

Cuando compramos un coche, ¿buscamos conducir, o buscamos que nos transporte de un lugar a otro? La respuesta no es tan sencilla como parece...