Skip to main content

Cuidado con utilizar la gasolina de invierno en verano

Las 10 gasolineras donde el diésel ya cuesta menos de 0,9 euros

04/05/2020 - 17:43

El petróleo vive una crisis sin precedentes. Hay tanto exceso de producción que ya no lo pueden almacenar, así que en algunos mercados llegan a pagar dinero para que compres petróleo. Lo nunca visto...  La razón, como habrás adivinado, ha sido el confinamiento mundial. Desde las pasadas Navidades, comenzando con China, y hasta este mes de mayo, muchas fábricas y empresas han parado, y mucha gente se ha quedado en casa y no han usado el coche. No se ha consumido gasolina de invierno, y ahora hay que darle salida. ¿Qué ocurre si usas gasolina de invierno en verano?

Quizá no lo sepas, pero en los países en donde hay mucha diferencia de temperatura entre el invierno y el verano, como ocurre en el sur de Europa, la gasolina tiene distinta composición según las estaciones.

Tal como nos cuenta nuestro compañero Vicente Cano de Auto Bild, mucha gasolina de invierno no se ha consumido, y puesto que no se puede tirar porque es contaminante, hay que gastarla. El problema es que tiene diferente volatilidad a la de verano, y si usamos gasolina de invierno cuando empiece el calor (ya hemos tenido días en mayo a 29 grados), el motor del coche puede experimentar problemas importantes. Es uno de los efectos del coronavirus en el automóvil.

Según la Directiva Europea de Hidrocarburos, a partir del 1 de mayo ya no se puede vender la gasolina de invierno. Pero la situación actual podría cambiar las cosas.

Según explica Vicente Cano, la gasolina que se vende en España en verano tiene una volatilidad más baja, a 60 kPa (letras que indican kilopascales, la medida internacional de la presión de vapor). La razón es que la volatilidad aumenta con la temperatura, y en verano la gasolina de invierno, que es más volátil, pasa a gas más fácilmente, produciendo todo tipo de problemas.

La gasolina de invierno, si se usa en verano, afecta a todo el sistema de admisión: puede bloquear el conducto por vacío, que el motor de trompicones, o incluso que se llegue a calar. Y una vez calado, que sea imposible de arrancar.

Los coches con control de emisiones por evaporación también son especialmente sensibles. Si la gasolina tiene una volatilidad excesiva se sobrecarga la válvula de ventilación y los sistemas de control de emisiones se purgan más de la cuenta. El módulo de diagnóstico puede reconocer esto como un fallo produciendo avisos de error del motor.

Un dato importante es que si el coche sufre daños por usar gasolina de invierno en verano, la garantía no cubrirá la reparación.

De momento no sabemos lo que va a ocurrir porque la caducidad de la gasolina de invierno ha tenido lugar el 1 el mayo, y sus efectos no son visibles hasta que no hace verdadero calor. Pero por si acaso, atento a los mensajes que te de tu coche a partir de junio...