Skip to main content

Qué debes hacer cuando pisas una placa de hielo con el coche

Qué debes hacer si el coche pisa una placa de hielo

Mario Herráez

28/01/2022 - 07:15

Te contamos qué debes hacer si el coche pisa una placa de hielo, una de las situaciones más peligrosas que te puedes encontrar conduciendo en invierno.

En la época invernal, yendo al volante, se habla mucho de qué es lo que hay que hacer en caso de nieve, pero lo cierto es que el frío trae consigo un elemento mucho más peligroso que ésta: el hielo. Te contamos qué debes hacer si el coche pisa una placa de hielo.

Antes que nada hay que señalar que para que se forme una placa la temperatura exterior debe estar por debajo de los tres grados, que es el nivel de helada y que, en dicho caso, la mayoría de los coches suelen avisar con una señal acústica o mostrando un mensaje en el ordenador de a bordo.

Dado el peligro que entraña conducir en condiciones de mucho frío, con nieve y/o hielo, la primera recomendación es que, si puedes, no cojas el coche. Si puedes retrasar el viaje retrásalo, para evitar problemas y, a ser posible, viaje a horas intermedias del día, cuando la temperatura es más alta y así es más probable que las placas de hielo hayan desaparecido.

Si no te queda más remedio que echarte a la carretera, te damos unos cuantos consejos sobre como actual en el caso de que tengas la mala suerte de pasar por una.

Qué debes hacer si el coche pisa una placa de hielo

Tienes que tener en cuenta que lo normal es que ni veas la placa antes de pasar por ella (sobre todo si se trata de hielo negro), así que te pillará de improviso y lo normal es que reacciones de manera precipitada, algo que debes evitar a toda costa.

Para empezar, cuando haya heladas, debes conducir de una manera más prudente y extremando la precaución: circula a velocidad inferior a lo habitual, conduce de manera suave, deja todavía mayor distancia de seguridad de lo que acostumbras (con hielo las frenadas son mucho más largas), etc.

A pesar de todas esas precauciones, pisar una placa de hielo no depende de ti y, cuando ocurra, debes hacer lo siguiente:

  • No frenes ni aceleres, los neumáticos no tendrán adherencia y no servirá de nada
  • Mantén las manos firmes en el volante, no intentes contravolantar de manera brusca porque puede ser incluso contraproducente
  • Al salir de la placa lo ideal es que las ruedas estén rectas y, una vez fuera del hielo, que sea cuando se corrija la dirección

Lógicamente, seguir estos pasos es mucho más sencillo cuando la placa está sobre una recta, puesto que, por norma general, aunque el coche se “vaya largo” estará siguiendo la trayectoria de la carretera y se quedará más o menos orientado respecto a esta, por lo que recolocarlo y recuperar el control será más fácil.

La cosa es muy distinta si la placa de hielo está en una curva, porque por inercia el vehículo tenderá a irse hacia el exterior de la misma, disponiendo de mucho menos espacio físico para poder redirigirlo y es más probable que haya un accidente.

En ese caso sí que es más recomendable intentar girar suavemente las ruedas para intentar encauzar el coche y así recuperar el control antes, aunque de todas maneras seguirá siendo difícil salir indemne de la situación.

VIDEO

VÍDEO: Cuidado con el hielo en la carretera y sigue estos consejos

Otro aspecto a tener en cuenta es que en zonas como la parte inferior de los puentes u otros lugares en los que de la sombra es más fácil que se formen placas, así que hay que poner especial atención en ellas.

También conviene tener en cuenta que, aunque en una nevada las rodadas son el lugar más seguro por el que circular, si ya se ha formado hielo sobre éstas son la zona más peligrosa, así que es preferible ir por donde la nueve todavía no se haya aplastado y compactado. 

Este artículo fue publicado en Autobild por Mario Herráez.

Y además