Skip to main content

La DGT alerta sobre un peligro que se extiende: los recambios pirata

recambio amortiguador

Depositphotos

08/06/2020 - 11:45

La DGT ha compartido su preocupación por el auge de piezas falsificadas y recambios pirata que se venden a precios muy reducidos y ponen en peligro a los conductores.

Hay un comportamiento que aumenta cuando se viven épocas de crisis o malos momentos: la búsqueda de los recambios más baratos posibles para los coches. A veces esta actividad se realiza con los concesionarios o tiendas oficiales, pero en otras de manera personal por la red y se llega a piezas falsas sin darse cuenta.

En ocasiones identificar las piezas pirata puede ser complicado. Normalmente suelen destacar por su precio excesivamente bajo, pero también hay veces en las que se reduce una pizca el precio oficial y son, en apariencia, idénticas a las originales. El problema de estas piezas es que no están homologadas ni han sido probadas por la marca.

No solo pueden provocar un deterioro del motor o tener una vida útil muy reducida, también llegan a afectar a la seguridad del vehículo y ser la causa de accidentes de todo tipo. En la DGT llaman a sospechar de las superofertas.

Pero lo cierto es que en ocasiones son complicados de distinguir para un conductor sin conocimientos de mecánica y no se sabe si le están colando un recambio pirata. Con el objetivo de intentar orientar a los conductores, en la revista de la DGT han publicado un artículo en referencia al tema donde se ha realizado especial hincapié en los peligros que entrañan estas piezas.

revista dgt

DGT

Los recambios más susceptibles de ser falsificados son las luces, amortiguadores, airbags, baterías, escobillas... y la mejor manera de evitar caer en ellos es acudir a tiendas y talleres de confianza o los concesionarios oficiales, pero ante todo evitar ofertas que puedan resultar sospechosas.

Está claro que todos queremos comprar algo más barato cualquier repuesto necesario para el coche, más todavía cuando resultan demasiado caros para el bolsillo, pero seguramente no a costa de ponernos en peligro. Por eso, en esto también hay que hacer caso a la DGT.

Y además