Logo Computerhoy.com

Las tres diferencias clave en el funcionamiento de un coche de hidrógeno y uno de gasolina

Motor
Hyundai Nexo, el coche de hidrógeno que ya vende Hyundai en España

Los vehículos de hidrógeno reclaman su sitio en las carreteras. Vamos a ver cuáles son sus ventajas frente al coche contaminante de toda la vida.

Dicen que el futuro es el coche eléctrico, si el lobby del petróleo y la industria asociada lo permite. Pero muchos creen que la verdadera alternativa debería ser el coche de hidrógeno. ¿En qué se diferencia del coche de gasolina?

El hidrógeno es uno de los materiales más abundantes de la Naturaleza. Lo encontramos en el agua y el aire, es inagotable. Así que es relativamente barato de conseguir, aunque cuesta bastante dinero transportarlo y almacenarlo.

Otra ventaja del coche de hidrógeno es que además de no contaminar, expulsa vapor de agua, así que purifica el ambiente.

Diferencias entre el coche de hidrógeno y el coche de gasolina

Nuestro compañero Mario Herráez de Auto Bild ha investigado las diferencias más relevantes entre ambos tipos de vehículo.

La primera y más importante es, obviamente, la combustión. Como los coches de gasolina y, a diferencia de los eléctricos, los coches de hidrógeno también realizan una "combustión", aunque es muy diferente a la de la gasolina.

Estos vehículos generan electricidad al recoger oxígeno del aire, y mezclarlo con el hidrógeno del depósito. Esta electricidad es la que mueve el motor. Se libera vapor de agua por el tubo de escape, así que no contaminan y además limpian el aire.

Otra diferencia la tenemos en el depósito del hidrógeno. No puede almacenarse a temperatura ambiente, como la gasolina: exige una presión muy alta y muy bajas temperaturas.

Xiaomi Mi Electric Scooter Pro 4

Además el hidrógeno es muy voluminoso, así que se necesitan depósitos muy grandes para ofrecer una autonomía similar a la de un coche de gasolina. Por eso los vehiculos de  hidrógeno suelen tener los maleteros más pequeños.

Estos depósitos tienen una vida útil de 15 años. Pasado ese tiempo hay que cambiarlos por normativa, para prevenir fugas.

El repostaje es muy similar a los coches de gasolina, y se tarda lo mismo. En esto aventajan a los eléctricos. Sin embargo, como hemos visto, su almacenaje es caro, se requiere mucha presión y muy bajas temperaturas. Por eso hay muy pocas hidrogeneras en España. Es su gran hándicap, por ahora: hay muy pocos sitios para repostar, y no puedes hacerlo en casa como con un eléctrico.

Como vemos hay diferencias técnicas importantes entre un coche de hidrógeno y un coche de gasolina, pero a la hora de usarlos, tanto en el repostaje como en el mantenimiento, son bastante similares.

Descubre más sobre autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Computerhoy.

Etiquetas: Motor, Medio Ambiente

Hoy destacamos

Y además